Tecnologí­a que funciona

Escribo mi primer post de 2014 (algo más de 8 años blogueando, sí­ que pasa el tiempo) en medio de varios problemas tecnológicos en mi entorno más cercano: un Android barato que cada rato empieza a pitar indiscriminadamente y que indica que se está cargando (aunque no lo esté) y un PC que se conecta a internet mediante un PLC que, cuando menos te lo esperas, se resetea y te deja sin conexión.

Hace poco me compré un iPad Mini Retina, desde el que estoy escribiendo este post. Tuve un problema al recibir el iPad y, tras llamar a Apple, me ofrecieron enviarme otro iPad idéntico, que me llegó en 24 horas, y tener 5 dí­as de plazo para mover la información de un iPad a otro, sin ningún coste para mí­, ni siquiera de mensajerí­a. No necesité los 5 dí­as: habí­a olvidado que, al tener iCloud, los dispositivos de iOS hacen copia de seguridad cuando los dejo enchufados a la corriente y con WiFi (es decir, cuando los cargo al ir a dormir) y, por tanto, nada más configurar mi nuevo iPad, actualizó todas sus configuraciones y programas tal y como estaba en el iPad original. Fue increí­blemente sencillo y veloz.

Pagar más por un dispositivo Apple (aunque los estudios demuestren que no es del todo cierto) hace que en muchos casos te despreocupes de otras cosas y sientas que solo tienes que preocuparte no ya de la tecnologí­a sino de lo que haces con la tecnologí­a, que es en realidad como deberí­a ser todo. Y ya cuando lees libros como la biografí­a de Jonathan Ive te das cuenta de la cantidad de dinero que se gasta una empresa como Apple en innovar (Apple fue criticada por ser la primera en quitar los diskettes y apostar por cd’s, la primera en apostar por el wifi y quitar los ethernet, etc…) y en hacer tecnologí­a que funciona.

Imagino que, como con todo, serán puntos de vista, pero yo lo tengo bastante claro.

5 apps para iOS que me han gustado últimamente

íšltimamente he probado algunas aplicaciones interesantes de iOS y aprovecho este post para comentarlas y quitarlas de la lista de ‘pendientes’. Reconozco que cada vez tengo menos aplicaciones en mi iPhone y creo que es tendencia general a usar más el navegador y menos las aplicaciones, pero pese a todo se siguen haciendo muchas aplicaciones interesantes que merece la pena destacar:

  • Cheddar es otro de esos gestores de listas de cosas por hacer pero con sincronización y multiplataforma. Recuerda un poco a Wunderlist pero tiene alguna cosa más y el diseño es realmente bonito.
  • Real Racing para Mac controlado desde iPhone/iPad es algo que no es una aplicación de iPhone al uso, pero me encanta y he descubierto hace relativamente no mucho. Real Racing es un genial juego de carreras para Mac e iOS y ahora se puede, con el juego del Mac, usar el iPhone como volante si están conectados a la misma Wi-Fi y sin necesidad de comprar la app en iOS, pues va todo por el navegador Safari. La experiencia es bastante buena.
  • Byword se ha convertido en mi favorita para escribir textos largos en Mac o desde mi iPhone, pues además lo puedes sincronizar en Dropbox y puedes exportarlo a Tumblr, WordPress y cualquier otra plataforma. Se ha convertido en una imprescindible.
  • WTHR será la app del tiempo favorita para todos los fans de Dieter Rams y del minimalismo, utilitarismo y sencillez en el diseño. El tiempo desde un punto de vista minimalista.
  • Gabi me ha sorprendido gratamente. Digamos que entra dentro de la categorí­a de «Aplicaciones de visualización de información» como pueden ser Flipboard. Si Flipboard se encarga de feeds de información en general, Gabi se encarga exclusivamente de información en tu cuenta de Facebook, jugando además con condicionales. Por ejemplo, cuáles son las fotos de tus amigos más vistas esta semana, pero de una manera realmente bonita. Merece la pena pagar por ella.

A todo esto, una reflexión final: nunca entenderé el hecho de Apple de no dejar en su App Store aplicaciones de juegos de azar o de material adulto, que se pueden encontrar en cualquier sitio de Internet fácilmente. A dí­a de hoy ya se puede jugar al póker desde el móvil en España pero no desde iOS, lo cual es un poco raro teniendo en cuenta que fácilmente en Internet con cualquier navegador se puede jugar a la modalidad Texas Holdem o a cualquier cosa medianamente prohibida en la App Store. ¿Supondrá un cambio esta medida ahora que no está Jobs? Yo apuesto a que sí­, en un futuro no muy lejano. Veremos qué sucede.

Mi relación con iOS

Post relacionado con Por qué no me gusta Android en absoluto.

Recuerdo perfectamente la primera vez que probé iOS: no se llamaba iOS y era el primer modelo de iPhone en salir al mercado, que solo se vendí­a en USA. Manueru (no sé a dónde enlazar, dejó Twitter y los blogs) habí­a traí­do uno de USA y en unas Navidades en Galicia se ofreció a dejármelo una semana, antes de decidirme por uno o no.

El primer iPhone

Recuerdo que estuve una semana con aquel teléfono, probándolo en casa, y si me quedo con algo era con una sensación agridulce, pues aquel iPhone aún no tení­a App Store, sino simplemente la posibilidad de acceder, Safari mediante, a versiones móviles de muchos sitios web.

Además de no tener App Store, aquel iPhone tení­a varias particularidades como el tema del conector de auriculares que no era estándar, una cámara regular, no tení­a 3G, pero sí­ era radicalmente distinto a todo lo que habí­a en aquel momento en el mercado, como por ejemplo el Nokia N95. No recuerdo qué teléfono tení­a exactamente en aquel momento pero casi seguro que yo también tení­a un Nokia: en aquellos años tuve un Nokia E65 y un Nokia N70.

Toda aquella experiencia con Nokia se resumí­a en un teléfono que funcionaba bastante bien -en comparación con lo que habí­a en aquel momento- pero que tení­a sus lí­mites con Symbian y un navegador que siempre dejaba algo que desear, comparado con aquella experiencia de usuario, impecable en el navegador de aquel iPhone, aunque fuese por WiFi.

Y devolví­ el iPhone a la semana de uso con una experiencia que podrí­a resumirse en «Me parece muy caro pagar por tener algo para navegar por WiFi en casa, a un tamaño pequeño de pantalla, con un iPod y poca capacidad».

iPhone 3G/3GS: un pequeño gran paso.

Recuerdo perfectamente todo lo vivido con el iphone 3G, por muchas personas cercanas a mí­ que se lo compraron, pues supuso entre otras cosas la venta -sin historias raras- del iPhone en España, directamente a través de operadoras.

Sin duda, llegaron las aplicaciones, que bajo mi punto de vista comenzaron a suponer un gran punto a favor para probar aquel terminal. Pese a una mejora de procesador y de cámara que se notaban pero seguí­an siendo insuficientes, el iPhone 3G supuso probablemente el mayor salto del iPhone hasta el momento.

Y poco a poco, de repente, empezaban a salir aplicaciones bastante decentes para aquel terminal: clientes de Twitter, periódicos como El Paí­s…y empresas estables que decidí­an apostar por aquel ecosistema, con unos usuarios que parecí­a estaban dispuestos a pagar por aquellas aplicaciones, con una red 3G bastante decente donde poder sacar todo el partido a aquel terminar.

Poco después, con el iPhone 3GS, llegó mi primer iPhone, con una mejora incremental de velocidad y de cámara. Si bien aún creo que aquel iPhone 3GS libre falla en parte de su hardware, como el habitual corte que le sale en la parte de atrás, Apple parecí­a emprender una senda bastante decente.

Con el iPhone 3GS uno podí­a tener en la palma de su mano un terminal a una velocidad bastante decente combinado con un iPod y con miles de aplicaciones de un ecosistema que estaba despegando a la velocidad de la luz. Sin duda fue todo aquello lo que me animó, impulsado además por gente que en la Universidad desarrollaba y probaba a hacer aplicaciones para iPhone.

iPhone 4/4S, el futuro

Ahora mismo yo tengo un iPhone 4, en blanco, que conseguí­ animado por el estado del hardware de mi anterior iPhone, el 3GS, al que cada vez le duraba menos la baterí­a y estaba bastante desgastado. Y, sin duda alguna, en el aspecto estético el iPhone 4 me parece un teléfono con el que me conformo en muchos de los aspectos.

Pero, sin duda alguna, el problema de la baterí­a es algo de lo que me sigo quejando, de iPhone y en general de todos los smartphones. Apple trabaja para que cada versión de iOS consuma menos baterí­a pero tampoco hay saltos enormes en cuanto a capacidad (en hardware) de baterí­a entre modelo y modelo de iPhone. ¿Por qué?

Con el iPhone 4 y el 4S Apple ha sabido apostar a su manera por lo que le ha salido bien hasta ahora: un ecosistema cerrado donde poder preservar al máximo una experiencia de usuario, a base de sacrificar ciertas libertades. ¿Es mejor o es peor? Sin duda alguna cada cual tendrá su posición tomada al respecto, pero sin duda alguna, hay algo que no se puede negar: Simplemente funciona.

El fin de las especificaciones

5 años más tarde una pieza de hardware es capaz de transmitir una experiencia que hace que vuelvan a tener su mejor semana de ventas de su historia no porque sus especificaciones sean las mejores ni las peores sino porque hay un ecosistema que te permite conectarte y usar el equipo al punto que no te importa lo que lo hace funcionar.

Mariano lo clava aquí­, que podrí­a ser continuación de mi último post

Por qué no me gusta Android en absoluto

(Aviso: Esta opinión es estrictamente personal).

íšltimamente, especialmente de cara a las Navidades, me pregunta mucha gente cercana sobre si comprarse un iPhone o un teléfono Android. Siempre digo que voy por mi segundo iPhone: tuve un 3GS negro y ahora tengo un 4 blanco y no puedo estar más contento de tanto uno como otro. Cuando respondo que Android no me gusta me suelen preguntar las razones, así­ que sirva este post como recopilatorio:

Android no ha aportado nada nuevo.

Para muestra tan solo una imagen; así­ era Android antes de salir el iPhone y así­ es después:

Android me recuerda mucho al estilo de Sistema Operativo para móviles antes de iOS, cuando Symbian reinaba de alguna manera: cientos de aplicaciones cutres, muchas tonterí­as sin algún interés y cero apoyo para innovar y hacer cosas distintas.

Android apenas tiene aplicaciones interesantes.

Sin duda: Android tiene aplicaciones como Dropbox, Evernote, Twitter o las tí­picas aplicaciones multiplataforma pero… ¿Destaca Android por alguna app? Hablo de apps de iOS como Instagram (que pronto estará en Android, parece) o cualquier otra app con un diseño bonito y que realmente merece la pena (Tweetbot, etc…).

El problema de Android es que no ha sabido conquistar a los desarrolladores. ¿Por qué? Por muchos motivos: para empezar porque los usuarios de Android no suelen pagar por aplicaciones mientras que los de iPhone sí­. Para que te hagas una idea: Tan solo dos aplicaciones de pago de Android se han descargado más de 500.000 veces en todo el mundo desde 2009, mientras que 6 aplicaciones de pago de iOS lo han hecho tan solo en Marzo y Abril de 2011 en USA.

Quizá sea el modelo de beneficios o quizá tan solo este tema, pero la cosa es que, por ejemplo con las marcas, prevalece mucho antes el desarrollo para iPhone que para Android, al igual que cientos de empresas pequeñas de desarrollo que hacen aplicaciones realmente interesantes, y vuelvo a citar Instagram como ejemplo. Lo impagable viene cuando buscas un post de 10 aplicaciones imprescindibles de Android y en primer lugar encuentras… ¡Un antivirus!

Android presume de mejor hardware…pero nunca va afinado.

Esta diatriba en hardware de Android vs. iPhone es una batalla idéntica a la de PC vs. Mac, y todo se resume en que Apple fabrica su software y su hardware mientras que el resto no: tiene sus ventajas y sus inconvenientes pero sin duda que el sistema vaya como un tiro ayuda mucho en tu vida diaria.

En Android tienes que pelearte con ROMs, con que la pantalla no va tan fluí­da como deberí­a (y en algunos casos incluso con un procesador más potente que el iPhone, que ya tiene tela), con que se cuelga, con que las actualizaciones tardan en llegar porque cada fabricante las va soltando cuando le place (Apple las suelta en cuanto está porque es el que fabrica el Sistema Operativo, faltarí­a más) y con mil historias que te recuerdan a las peores batallas que puedes llegar a tener con Windows. Lo dijo Steve Jobs y lo solemos decir los maqueros: «Simplemente funciona». Te olvidas de preocupaciones.

Es de nuevo un sí­mil con la lucha PC-Mac: por un lado unos que presumen de tenerla más larga mientras otros defienden que con un hardware similar obtienen un rendimiento mejor porque todo está mucho más optimizado al fabricar a la vez hardware y software.

Me ha sorprendido hoy el caso de alguien cercano que se ha comprado un Samsung Galaxy SII, uno más de los eternamente llamados iPhone Killer (que a ver si aciertan alguna vez). íbamos a meter la SIM cuando reparamos en que era prácticamente imposible abrir la parte trasera, hasta el punto de ceder en el intento y buscar en Google; justo ahí­ nos dimos cuenta en que no debí­amos ser los únicos:

Ví­deos explicativos en Youtube para abrir la tapa de un móvil, la "sencillez" era esto.
Ví­deos explicativos en Youtube para abrir la tapa de un móvil, la "sencillez" era esto.

Pero sobre el caos reinante en el hardware de Android para muestra un botón, nunca mejor dicho:

¿Cómo puedes tener una experiencia de usuario más o menos decente con semejante fragmentación? La principal ventaja de Android es al final su principal inconveniente: el caos reinante debido a que cada fabricante es un mundo y hace las cosas a su manera sin que nadie imponga un criterio medianamente unificador para que todo funcione.

Android tiene un Market terrible.

Android, al igual que iOS, tiene un ‘Market’ donde los desarrolladores pueden vender sus aplicaciones y así­ puedan ser instaladas sencillamente, exactamente igual que la App Store de iOS…con una diferencia: que Apple revisa bastante más las aplicaciones antes de dar el visto bueno para que aparezcan y Google pues digamos que no tanto. ¿Qué sucede? Cosas del estilo:

[blackbirdpie url=»http://twitter.com/txarly/status/143620219808649216″]
[blackbirdpie url=»http://twitter.com/txarly/status/143695737832742913″]
[blackbirdpie url=»http://twitter.com/albero/status/143696789059551232″]

Ahí­ van a vuelapluma dos ejemplos del caos que existe en el Android Market. ¿A quién te quejas? Google apenas controla cosas así­. ¿Cómo esperas entonces encontrar aplicaciones de calidad? ¿Cómo esperas que los desarrolladores serios apuesten por tu plataforma si apenas vas a cuidar que no les plagien ni se lucren a tu costa?

Android es un caos incluso en el número de terminales

¿Alguien lleva la cuenta de cuántos Samsung Galaxy hay ya en el mercado? El S, SII, Note, Ace, Spica, Tab, etc… y sin contar los otros 8000 modelos de HTC que también hay. ¿De veras? ¿Cuántos iPhone hay actualmente en el mercado a la venta? Tan solo 3 modelos: el 4S, el 4 y el 3GS. Una elección mucho más lógica y sencilla.

Y hace no mucho, cuando habí­a tan solo el 4 y el 3GS a la venta, cualquiera de los dos habí­an vendido más unidades que cualquier Android, lo cual resulta especialmente flagrante en el caso del iPhone 3GS pues las estadí­sticas dicen que se han vendido más unidades de un modelo lanzado al mercado en 2009 que cualquier Android recién salido al mercado… ¡Sigue plantándole batalla! ¿Por qué no se deciden de una vez por todas a lanzar menos terminales pero más decentes y dejar esa estrategia tan de Nokia en los 90? No hay más que ver dónde se ha quedado Nokia… Y ya porque nos centramos en smartphones, que si nos centramos en tabletas la cosa está aún peor:

65.000 aps diseñadas para el iPad frente a 100 diseñadas para tabletas Android

En definitiva: Android es un caos.

Android ha sido un intento -medianamente buen intento, pero ya– por parte de Google de plantar cara a iOS. Apple al menos fue el primero en arriesgarse a lanzar un terminal como el iPhone, radicalmente distinto a lo que existí­a en el mercado… ¿Recuerdas el Nokia N95? Aunque siempre quedarán cosas graciosas como lo de Samsung cuando intenta copiar al iPhone de una manera bastante cómica:

¿Alguien aporta algo más de luz en los comentarios?

La objetividad de algunos medios en tecnologí­a

Leo hoy en El Paí­s un artí­culo sobre la BlackBerry Playbook. Resalto algunas cosas:

Las actualizaciones tanto de aplicaciones como de sistema operativo, farragosas en el sistema operativo de Apple y poco frecuentes con Android, se realizan casi automáticamente.

Para empezar a usarla no es necesario un ordenador, basta con encenderla. Tampoco un teléfono BlackBerry. Si se tiene, eso sí­, la sincronización de contactos, programas y calendarios es cuestión de minutos.

Menciona el artí­culo en algún punto que la BlackBerry Playbook no dispone de un cliente de correo electrónico? NO. El principal punto en contra, bajo mi punto de vista, de esta tableta es que prescinde de algo que, curiosamente, ha hecho famosa a su marca, la gestión de correo electrónico.

No voy a entrar demasiado en el comentario de que las actualizaciones de iOS son farragosas (comparadas con qué? con Windows?) pero sí­ me ha sorprendido tremendamente este artí­culo, sin firma por cierto, en El Paí­s de hoy.

Por cierto, un apunte para terminar: El 9 de Junio El Paí­s publicó La tableta de BlackBerry llega a España. El 22 de Junio BlackBerry anunció que las ventas no estaban siendo las esperadas y recortaban objetivos de 2.4 millones a 800.000 unidades. Cuatro dí­as después El Paí­s vuelve a escribir otro artí­culo, esta vez titulado Otra tableta en el mercado. Y ni con ésas.

ACTUALIZACIí“N: ¿Adivináis que campaña trae un dí­a después del artí­culo en ElPais.com en skin y en home? Sorpresa… (gracias Txarly por el aviso)

Varios pensamientos tras la Keynote de iCloud

httpvh://youtube.com/watch?v=fp14M7yQV-0
Hoy Jobs ha presentado varias cosillas, en una de esas keynotes que molan, porque hay muchas cosas nuevas. Tengo la sensación de que en los últimos años las keynotes de software me están gustando mucho más que las de hardware: en las de hardware se ha desvelado casi todo con dí­as -o meses- de antelación. En fin, varios puntos con los que me quedo, creo que interesantes a pensar:

El brutal crossselling y upselling de Apple

¿Te has comprado un iPhone? «Pues fí­jate lo que puedes hacer sincronizando todo«, «La misma experiencia de usuario con el iPhone la tienes en el iPad y los Macs«, etc. Comentaba antes en Twitter que me encantarí­a ver una estadí­stica (de dentro de Apple, claro) sobre la media de productos Apple por usuario: antes podí­as tener un portátil y ya era mucho tener dos Macs en casa. Recuerdas el iPod? Aquello que serví­a para oí­r música y no tení­a aplicaciones, solí­a tener botones y demás.
Creo que Android puede llegar a crecer en ventas de dispositivos, pero me parece un crecimiento menos sustentado: Apple está creciendo en algo mejor, bajo mi punto de vista, que es mayor fidelización y mayor número de terminales por usuario. Android se sustenta en mucha gente por una cosa: porque es barato. El dí­a que las memorias SSD (y que a Apple le de la gana) de bajar un poco el precio Android quizá tenga motivos para irse despidiendo.

Un paso mas cerca de la integración

Una máxima que tiene mucha gente maquera es la de «Si Apple no ha integrado tal o cual feature es porque no ha encontrado una buena manera de hacerlo» y con el copiar/pegar en iOS lo hemos visto. Era muy fácil meter otro botón fí­sico donde se desplegase un menú y poder elegir ahí­ opciones, pero no. No era la mejor solución, probablemente.
Cada vez que veo una keynote sobre iOS me fijo mucho en la integración de Sistemas Operativos: Mac OS X e iOS van a converger en algún momento y en Mac OS X Lion lo veremos mucho, mucho, mucho. Tengo ganas de ver un sistema de ficheros en iOS y no sé si llegarán a hacerlo en algún momento; lo que sí­ vemos es que empiezan a poder sincronizarse de serie documentos entre Mac OS X e iOS. Ojito a ésto, porque muchas aplicaciones como Things buscan la sincronización entre dispositivos, y de hecho muchas, como procesadores de textos se basaban en Dropbox, que ya no hará falta gracias a la API de iCloud. Ojito.

Aprende de la competencia

Sí­, sin duda, Apple ha visto que en el Jailbreak hay muchí­sima gente capaz de hacer cosas chulas para iOS. ¿No lo crees? Pregúntaselo a Peter Hajas, que desarrollaba uno de los mejores sistemas de notificaciones para iPhone en el mundo del jailbreak y Apple lo ha fichado, supongo que con gran parte de culpa en el nuevo sistema de notificaciones en iOS 5.
¿Tiene algo de malo ello? Bueno, ha pillado un poco de aquí­ y de allá, de aplicaciones como Camera+, Instapaper o Dropbox pero creo que no tienen todo perdido. Sin duda alguna ésto enseña, una vez más, que no hay que quedarse parado y seguir haciendo cosas. Instapaper por ejemplo (del cual soy muy fan) es una herramienta increí­ble de curación de contenidos, tiene versión web aparte de iOS, se integra muy bien en muchas apps de iOS y tiene el componente social de poder compartir cosas interesantes. Creo que su futuro aún sigue brillando.
En cambio creo que Dropbox lo tiene un poco más fastidiado, pues es que al fin y al cabo se basa en sincronizar alojando ficheros en Amazon S3, lo cual tampoco es gran cosa y es lógico que Apple pueda alcanzarla con facilidad, una vez pueda tener las dos cosas: capacidad de sincronizar (ya vemos que sí­) y servidores tan buenos como Amazon S3 (que va en camino de conseguirlo).
La gran vencedora de la noche en este aspecto es Twitter. Genial integración.

La importancia de una estrategia clara

A medida que Jobs iba hablando lo sabí­a, y terminó hablando de ello. El Digital Hub. En 2001, en otra keynote, Steve Jobs defendió su gran estrategia a largo plazo una vez habí­a vuelto a Apple: sus grandes planes, su visión para la informática en los próximos años.
Aquella keynote fue brutal, casi tan buena como la de la presentación del iPhone (que me sigue encantando ver de vez en cuando, la parte de «three revolutionary products» me encanta). Era una estrategia en estado puro: idea, bajada a terreno y consecuencias. Steve Jobs pensó que crecerí­a muchí­simo el multimedia y que todo ello necesita de un ordenador en el medio, que actuarí­a de hub, el digital hub.
Con los años se ha ido cumpliendo, con el Mac actuando de Digital hub: comprábamos un iPod, un iPhone, un iPad, una cámara de fotos… y todo pasaba por el ordenador, actuaba de conector de todos.

La importancia de saber dejarlo a tiempo

Vital, vital, vital. Saber dejarlo a tiempo y corregir tu estrategia es tener ya media batalla ganada. Con todo esto de la nube es cierto que quizá la estrategia de Digital Hub, en sus 10 años de vida, comenzaba a quedarse desfasada: ¿De qué sirve comprar un iPad si tengo que enchufarlo por iTunes? Y ahí­ llega la nube.
Poder sincronizar cualquier cosa prescindiendo del Digital Hub: No te preocupes si sacas una foto con tu iPhone, que nada más tener WiFi la podrás ver en tu casa, en tu iPad, en tu TV o donde quieras. De nuevo el upselling y el crosselling. El iCloud supone una leve corrección al Digital Hub, pero creo que a tiempo. El tiempo dirá, al menos cuenta con el beneficio de que el Digital Hub le ha funcionado bien en estos 10 años. El tiempo dirá.

iOS como palanca de cambio

Tengo la sensación, sin tener datos estadí­sticos delante, que todo el crecimiento en Macs (es decir, en aparatos con Mac OS X instalado) han venido después (o al menos en paralelo) del despegue de iOS. Es decir: en los Macs el crecimiento es el que es, tampoco se pueden hacer muchas cosas… portátiles, sobremesas y poco más. Puedes innovar (Macbook Air), puedes hacerlo más pequeño (Mac Mini), pero al fin y al cabo tienes un crecimiento relativo ahí­.
Pero claro, si haces nuevos productos, con sistemas operativos nuevos y que van convergiendo con los anteriores… la cosa cambia. La jugada maestra de todo este tiempo ha sido iOS y quizá sin iOS Apple hoy serí­a un Microsoft. Ahí­ el ligero cambio.

iTunes: Más de lo mismo

Quizá el único aspecto negativo de esta keynote ha sido iTunes. Tampoco es que me esperase gran cosa pero no me ha gustado. Es curioso ver cómo en USA tienen una visión completamente distinta de Europa en este aspecto: ojo a la tabla del final de esta página, que salió también presente en la keynote.
En Apple no se la miden con Spotify, como pensamos muchos en Europa: se la miden con Amazon y Google, pues Spotify no ha entrado aún en USA, y muchos especulaban con que Apple tuviese algo que ver. Parece que no, de hecho Spotify anda enamorándose de Facebook integrándose poco a poco y supongo que querrán entrar en USA cerrando acuerdos con las grandes discográficas que aún faltan por entrar al proyecto. No tengo más de 10 MP3 en mi ordenador y creo que esa etapa está muerta. Lo siento Jobs, larga vida al streaming.

En definitiva: un necesario lavado de cara

Esta keynote ha supuesto un paso más en la convergencia entre iOS y Mac OS X: si Digital Hub marcó la tendencia 2001-2011 quizá la nube marque la tendencia de 2011-2021, la nube como factor de convergencia entre todos los dispositivos que tengas. Porque al final no se trata de vender más, sino de vender mejor, que tarde o temprano suele seguir significando más. Y yo que me alegro.

Lanzamos tienda en Facebook

Tengo pendiente esta entrada desde hace tiempo, pero aún estoy a tiempo de comentarlo: por si no te habí­as enterado en Telepizza hemos lanzado una tienda en Facebook (con el 50% de descuento en tus pizzas) y desarrollada por The Cocktail, anticipándonos a la tendencia del F-Commerce, que en España no está del todo extendida pero que avanza a paso firme.

Y es fantástico poder comprar y compartir tu pedido en el muro, hacer like en las especialidades de pizzas o invitar a tus amigos a un evento relacionado con ese pedido, automáticamente desde el túnel de compra. Sin duda un paso más en el enlace entre lo offline y lo online, sin duda gracias a todo el componente social que nos aporta Facebook.

Telepizza fue la primera en vender pizzas a través de internet en España (algo que ni siquiera todas hacen), más tarde lanzamos aplicaciones móviles para iPhone, Android y Web Móvil y ahora una tienda integrada en una red social como Facebook.

En Redes Sociales hemos sido de las primeras empresas españolas en usar Foursquare, somos una de las marcas españolas más queridas en Twitter, hemos salido en un libro sobre empresas que triunfaron con las redes sociales y el otro dí­a nos he visto bastante bien posicionados en un estudio sobre la presencia de las Empresas Españolas en twitter.

Todo ésto no podrí­a haber sucedido si no existiese un equipo directivo que apostase sin duda por la innovación como motor de desarrollo, arriesgándose pero con excelentes resultados: no hay más que ver los datos de ventas de nuestra web.

Sólo saliendo de nuestro cí­rculo de comodidad vamos a salir de esta crisis, apostando por la innovación, por los emprendedores y por todo aquel que demuestre tener una idea distinta y que pueda funcionar en un mundo cambiante como en el que estamos.