Noches reversibles

Love of Lesbian tras el concierto en La Riviera (Madrid) el 21 de Abril de 2016
Love of Lesbian tras el concierto en La Riviera (Madrid) el 21 de Abril de 2016.

Hay un momento fantástico en la deliciosa Vinyl, la nueva serie producida por Scorsese y Mick Jagger para HBO sobre la industria musical en la década de los 70, en el cual Clark, cazatalentos de la discográfica, entra a un club nocturno de Nueva York lleno de afroamericanos bailando música soul y funk con la intención de que el Dj pinche uno de los temas estrella de un nuevo artista de la compañí­a. Lo que sucede en ese minuto es algo fascinante: tras un miedo que se palpa en el ambiente el Dj procede a poner el tema en cuestión, comprobando que todo el mundo desde la pista le está mirando extrañado por el nuevo estilo que acaba de hacer sonar. Poco a poco algunos de la pista se van animando y la sala termina viniéndose arriba gracias a una canción y un instante que, sin saberlo, inaugurarí­an un estilo que reinó por muchos años: la música disco. Cualquier obra de arte es casi siempre un riesgo, una apuesta al futuro esperando el agrado del público que no sucede siempre. De hecho normalmente con cierta perspectiva lo que antes parecí­a una locura arriesgada luego pareció abrir una grieta que fue la base para otras muchas evoluciones.
Continuar leyendo “Noches reversibles”

Lecturas recomendadas de verano

En mi búsqueda de libros para leer estas vacaciones me he encontrado un mismo libro recomendado en varios sitios distintos de Internet (Error500, El arte de presentar, etc…), lo cual quiere decir o que es bueno o que tiene una buena campaña de marketing detrás (o ambas).

El libro es Pensar rápido, pensar despacio, escrito por el Nobel de Economí­a de 2002 donde habla de nuestra manera de decidir y pensar en momentos de incertidumbre. Además está en formato digital, inmejorable la ocasión para leerlo en breve.

Y, ahora sí­, si me centrase en libros que me han gustado y que he leí­do últimamente hablarí­a de dos: en primer lugar Increí­blemente Simple, donde Ken Segall (Creativo en Chiat trabajando para Apple durante mucho tiempo con Steve Jobs) cuenta parte del secreto de Apple y por qué merece la pena confiar en productos simples y sencillos, mientras que en segundo lugar y por motivos distintos me ha gustado Un dí­a de cólera de Pérez Reverte, donde se nos narra con una crueldad y visceralidad casi inusitada todo lo que sucedió en torno al 2 de Mayo hace ya unos años en Madrid, en plena batalla del pueblo contra los invasores franceses. Me gustó mucho.

Ahora mismo estoy leyendo ¿Qué hacer con España?, donde me ha sorprendido la primera parte del libro con una justificación que se va bastante atrás en lo histórico para explicar cierto carácter de Europa en general y de España en particular que me ha sorprendido mucho. También estoy leyendo, aunque con calma a modo casi de manual, El Manual del Estratega, que me parece bastante práctico y novedoso en algunas cosas.

*Nota: Todos los enlaces publicados en este artí­culo van con enlaces de afiliado. Gracias por apoyar a este blog.

Madrid Mon Amour, colaboración con Praza Pública

Dende fai un tempo veño ollando bastante de cerca todo o proxecto de Praza Pública con bastante interés, porque dende a desaparición de Vieiros penso que o periodismo na rede en galego quedou un poco orfo.

Fai non moito me preguntaron se estaba disposto a colaborar nun blog de Praza sobre Madrid, así­ que, en fin, cunha mezcla entre medo, respeto e vontade de facelo ben, hoxe naceu Madrid Mon Amour, un blog de dous galegos en Madrid (Manoel e mais eu) onde comentaremos a actualidade e a vida desta cidade dende un punto de vista galego.

Eu tentarei escribir dos recunchos máis interesantes da cidade que eu coñeza pero tamén de eses sitios, tan tí­picos e tan tópicos, que axudan de vez en cando nesta cidade a que os galegos nos sintamos un pouco máis como na terra.

Agardo que vos guste.

1 año en Madrid: Mis 5 lugares favoritos

(Anteriormente: Mis 5 restaurantes favoritos de Madrid, Mis 5 bares favoritos de Madrid y Mis 5 tiendas favoritas de Madrid)

Admito que esta entrada cojea un poco: tengo la sensación de que me faltan muchas zonas por explorar (no he montado en el dichoso Teleférico, por ejemplo) y otras por curiosear pero no puedo porque está prohibido, como el legendario túnel que en teorí­a tení­a un apeadero bajo el Palacio Real y conectaba a través del Pasillo Verde con Prí­ncipe Pí­o, o el búnker del Banco de España, sitios que uno nunca podrá conocer. En fin, mis 5 lugares favoritos de Madrid, donde no me importa pasar un rato en absoluto.

Estación de Chamberí­: El pasado detenido

Para un obsesionado como yo la historia de Chamberí­ es la tí­pica que engancha: una estación que se cierra por recortes, se llena de vagabundos, sale en Barrio de Fernando León y finalmente decide restaurarse. Recuerdo bajar desde Salamanca nada más inaugurada para visitarla como un yonki del Metro que soy. Chamberí­ es algo a conservar, un pedazo de la ciudad, especialmente con tanta moda de ví­trex en el Metro. La entrada de azulejos a Antón Martí­n es mi segundo lugar favorito del Metro.

Parque de las siete tetas: Las mejores vistas de Madrid

Qué decir: un sitio genial, un cerro donde poder tumbarte en el césped y ver todo Madrid. No está señalizado, pero se accede desde el Metro de Buenos Aires (en Vallecas), subiendo por el parque de Bomberos y girando más adelante a la izquierda. Merece mucho la pena y más en verano, en plan picnic. Poco masificado y con un ambiente fantástico.

Azotea del Cí­rculo de Bellas Artes: Un clásico

Sé que es un clásico pero no por ello dejaré de recomendarlo: es fantástico poder estar en esa azotea, viendo todo Madrid, como si de un paréntesis se tratase en medio de todo el jaleo. Apuesto a que alguna azotea del edificio de Telefónica tiene algo similar, pero el Cí­rculo de Bellas Artes tiene un encanto especial. Tengo ganas de ir a alguno de los conciertos que hacen en la azotea.

El Jardí­n Botánico: Oasis en medio de la ciudad

Me encanta el Jardí­n Botánico, mucho mejor para pasear que el Retiro, aunque si mal no recuerdo cobran entrada, pero aún así­ merece la pena por el poco jaleo que suele haber y la tranquilidad que encuentra uno. Preciosa la colección de bonsais que tení­a Felipe González en La Moncloa y donó al Jardí­n Botánico una vez dejó de ser presidente. Hay plantas y árboles de todos los tipos.

IMAX Madrid: Así­ sí­ el 3D

Una vez visité el IMAX me prometí­ no volver a ver una peli de 3D en los tí­picos cines de cadena, todos sabemos de cuáles hablo. Con la pantalla enorme que tienen merece muchí­simo más la pena ver aquí­ una peli en 3D; aunque la cartelera es más ajustada sí­ tienen algunos estrenos, yo vi allí­ la última de Toy Story.

Se quedan, por poco, fuera de la lista:

1 año en Madrid: Mis 5 tiendas favoritas

(Anteriormente: Mis 5 restaurantes favoritos de Madrid y Mis 5 bares favoritos de Madrid)

Museo del Pan gallego: para calmar mi morriña

Hasta el momento las mejores empanadas ‘gallegas’ que he probado en Madrid; es uno de los pocos sitios en la capital que aún tienen horno de leña y realmente se nota. Además de sus famosas empanadas para llevar tienen productos gallegos de alimentación. Mejor ir al de cerca de la calle Arenal (cerca de la Joy Eslava) que al de la Plaza de Santa Ana.

Taste of America: caprichos americanos

Algo bueno tení­a que tener soportar a Madrid, y es poder tener tiendas así­. Taste of America vende productos de alimentación americanos, y cosas derivadas: si quieres montar una fiesta de cumpleaños éste es el sitio al que debes ir. Moldes para tartas, velas, preparados para tartas, bagels, cereales americanos…

Espacio UFI: la música independiente

No voy demasiado porque me queda en la otra punta de Madrid pero creo que lugares como la UFI necesitan todo el apoyo del mundo: se ha abierto hace no mucho y es una tienda donde poder comprar música de sellos como Limbo Starr, Elefant, Subterfuge y en general música actual un poco más alejada de Fnacs y similares. Merece la pena pasarse.

Mercado de Chamartí­n: el delicatessen

Sitios como el Mercado de San Miguel están bien… para turistas, y gente que no sabe. Pero si sabes un poco verás como hay mercados menos masificados y mejores, como el de Chamartí­n. Allí­ tienes sitios geniales como Raza Nostra con carne y hamburguesas o Peña Delicatessen, que tienen un carpaccio preparado que te puedes morir del placer. í‰so sí­, prepara la cartera.

Panta Rhei: las cosas bonitas

Panta Rhei es una librerí­a conocida por ser el lugar donde medio Madrid decide irse a fundir la Visa cuando se quiere dar un capricho. Y es que tiene libros geniales sobre diseño, tipografí­as, ilustradores…y otros regalos del tipo Moleskine y cosas bonitas. Mucho cuidado con ir porque acabarás comprando algo. Es una tentación constante.

Extras que se han quedado fuera de la lista por poco:

  • Tipos Infames: Genial mezcla de libros y vino.
  • Discos la metralleta: Joyas musicales de ayer y de hoy, para pasarse tardes rebuscando entre vinilos.

1 año en Madrid: Mis 5 bares favoritos

(Anteriormente: Mis 5 restaurantes favoritos de Madrid)

Todos tenemos un amigo especialista en bares: en entrar a tomarse unas cañas al bar a las 11 de la mañana, acompañar la comida con un buen vino de Rioja y salir del bar tomando copas a las 3 de la mañana. Por suerte el mí­o vive en Madrid ahora, tiene Twitter (no lo voy a enlazar por vergí¼enza torera) y ha estado conmigo en alguno de ellos, así­ que la recomendación es doble. Vamos con ellos:

Corps Taberna: Terraza en Conde Duque

Caí­mos una noche de casualidad, andando por Conde Duque, a su terraza, que estaba realmente llena. No sé si es muy conocido pero a mí­ me encantó: vermú de barril y tienen una carta bastante amplia por si quieres pedir de picar. Lo mejor para mí­ es la terraza, en pleno Conde Duque y supertranquila, para pasarte tranquilamente una tarde a base de cañas…

El Valle: La perla de Chamberí­

Siempre que he ido no me defrauda: el tí­pico bar de barrio bien montado, con unas cañas muy bien tiradas y raciones bastante variadas y a buenos precios. Destaca por todo y nada en especial, si estás en Chamberí­ y quieres tomarte unas cañas siempre es una opción. Tienen unas pocas mesas en la acera como terraza y están bastante cotizadas!

Gago: El bocata de calamares

Lo leí­ hace tiempo en un post titulado Los mejores bocadillos de calamares de Madrid y curiosamente yo vivo cerca, así­ que empecé a asomarme, a probar su bocata de calamares… y tengo que decir que merece la pena. Calamares que nada tienen que envidiar a algún mí­tico sitio de turistas en Madrid y en general raciones realmente buenas (las patatas bravas tienen salsa zamorana) y uno de esos bares donde los camareros tienen un Máster. Un bar de toda la vida, justo al salir del Metro Valdeacederas.

Melo’s: Las zapatillas

El Melo’s, en plena Plaza de Lavapiés, es mí­tico por sus zapatillas, no penséis mal: son dos rebanadas de pan (de hogaza) tostadas a modo de bocadillo, para sostener queso de tetilla fundido y lacón. Indescriptible. Una delicia increí­blemente cutre e increí­blemente buena. Normalmente suele ser imposible pillar sitio, a no ser que vayas a primera hora…

Casa Paco: La tortilla, en su conjunto

Bendito el dí­a que Chechi y Barber me recomendaron Casa Paco: un bar en Argí¼elles realmente castizo, donde su especialidad son las tortillas. Tienen tortillas de 10 ó 20 rellenos distintos, hay algunas espectaculares como la de butifarra e incluso creo recordar que habí­a alguna dulce. Para fans de las tortillas.

Extras que se quedan por poco fuera de la lista:

  • Gaudeamus: La joya de Lavapiés.
  • Cafeterí­a del Corte Inglés de Callao: Las vistas de Madrid.
  • Colby: Tortitas y meriendas en Fuencarral.
  • El Turkito: Kebabs implacables.
  • La Garriga: Pulguita de jamón y butifarra.

1 año en Madrid: Mis 5 restaurantes favoritos

Hoy cumplo un año viviendo en Madrid: llegué un dí­a con una huelga de Metros bastante horrible, lo cual no ayudaba mucho a mi panorama, en Méndez ílvaro con bastantes maletas y cajas. Algo para olvidar…

Por ello, para celebrarlo y quedarme con las cosas buenas, voy a publicar algunos posts sobre “mis 5” favoritos en Madrid. Arranco con mis 5 restaurantes favoritos. Allá voy, sin un orden concreto:

De Marí­a: Argentino

El último que he probado de la lista y el que más me ha gustado. Un argentino realmente profesional y con experiencia; tienen varios en la ciudad y yo hablo del que está al ladito de Callao. No se va mucho de precio; de hecho he estado en otro argentino recomendado de Madrid, cerca del Congreso de los Diputados, que era más caro y me gustó bastante menos. Para darse un homenaje a base de dulce de leche, provoletas, bifes y empanadillas criollas…

Alfredo’s Barbacoa: Hamburguesas

Serán unos bordes, el pan será Bimbo, pero a mí­ el Alfredo’s me sigue conquistando, por su carne. He probado prácticamente todas las hamburgueserí­as “conocidas” de Madrid (Home Burger, NY Burger, HD, Tommy Mel’s, etc…) y ninguna sigue acercándose, bajo mi gusto estrictamente personal, al Alfredo’s. Reitero que es algo bastante personal. Más auténtico el de Cuzco, el de Lagasca está siempre también bastante lleno..

Mastropiero: Pizzas argentinas

Justo enfrente del Nasti, en Malasaña, probablemente uno de mis sitios favoritos de Madrid, uno de esos sitios que el dí­a que cierren irás llorando desconsoladamente a su puerta. Un bar pequeño, con pocas mesas, unas pizzas tremendas y un trato encantador por la señora que lo regenta, que siempre te ofrece tarta de queso con chocolate nada más terminar tu pizza. Uno de esos sitios a conservar como Patrimonio de la Humanidad.

Con Dos Fogones: Romántico

El Con Dos Fogones es uno de esos sitios por los que pasan los años y, sorprendentemente, sigue sin haberme defraudado nunca, lo cual es fantástico. No destaca por nada en especial, tienen una carta variada, pero es una apuesta segura, especialmente si vas con pareja. Céntrico (al lado de Plaza de España), no es muy caro y tienen un poco de todo. Gracioso e informal.

La Fragua de Sebí­n: Terraza en Malasaña

En esta Primavera-Verano ya he ido 3 ó 4 veces con personas distintas y siguen sin defraudar: siempre vamos por la terraza que tienen, al lado de la Plaza del Dos de Mayo, y es de mis favoritos de esa zona para comer en terraza. Las croquetas, la cecina, el ambiente… de mis favoritos.

Próxima entrega: Mis 5 bares favoritos de Madrid.

Yo #soy15m

Como parte del #15m me declaro una persona pací­fica y condeno radicalmente todo tipo de violencia: la de los violentos infiltrados en nuestras manifestaciones, y la del Estado, que ha causado más dolor y heridos. Además, condeno la manipulación mediática que enfatiza la información sesgada, parcial o errónea con el propósito de demonizar a los ciudadanos.

Si me manifiesto en la calle es porque:

  • Mi participación como ciudadano se ha reducido a votar a listas cerradas cada cuatro años para ver cómo los representantes de los ciudadanos no respetan lo prometido en su programa.
  • Se hacen leyes a favor de grupos de interés en vez de hacerlas a favor del conjunto de la sociedad.
  • Se invierten recursos públicos para ayudar a minorí­as poderosas, y no a quienes están pasando situaciones desesperadas ocasionadas por la especulación financiera.
  • Los grandes partidos están más preocupados por mantener su poder que por ofrecer soluciones para superar esta crisis histórica.
  • Está a punto de firmarse un “Pacto del Euro” que consiste fundamentalmente en medidas para reducir la inversión pública en servicios esenciales.
  • Desde diferentes órganos del estado se ha insultado a los ciudadanos, e incluso se ha justificado el recurso a la violencia contra manifestantes pací­ficos.

Como parte del #15m, acepto y respeto la diversidad ideológica del movimiento. Cuando participo en una manifestación no reclamo un régimen o una ideologí­a en concreto, ni un modelo social no democrático, ni la eliminación de los partidos o los parlamentos. Lo que reclamo es una democracia mejor y más humana que, entre otras medidas, necesita urgentemente:

  • Cambios en la Ley Electoral para permitir una mejor y más directa representación de los ciudadanos en los parlamentos y una mayor participación ciudadana en las decisiones importantes.
  • Aprobación de una Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública para obligar a la publicación en formatos adecuados y reutilizables de todos los gastos, decisiones y reuniones con grupos de presión por parte de funcionarios y cargos públicos.
  • Tolerancia cero a la corrupción de candidatos y cargos públicos, y controles ciudadanos para la exigencia de responsabilidad polí­tica.
  • Separación clara, real y efectiva de los poderes del estado.
  • Control fiscal efectivo de grandes fortunas y operaciones financieras; eliminación de privilegios fiscales a cargos electos.
  • Polí­ticas encaminadas a solucionar de forma efectiva los problemas hipotecarios y de vivienda.
  • Servicios públicos de calidad, fundamentalmente salud, justicia y educación.
  • Eliminación de las leyes que permiten el control administrativo de Internet. La red ha demostrado ser esencial para la libertad de expresión y para responder al peligro de manipulación mediática.

Por todas estas razones volveré a salir pací­ficamente a la calle el 19 de junio, #19j.

Si estás de acuerdo, aprópiate del texto y divúlgalo (enlace al documento original)