Experiencias crossdevice

Estamos bastante acostumbrados a que los dispositivos de entrada de datos sean cosas un poco básicas: los mandos o los teclados son un ejemplo, con cientos de botones o teclas físicas que hacen distintas funciones en un aparato en cuestión. Pero, desde hace unos años podemos considerar a un smartphone también un dispositivo de entrada de datos, aparte de un dispositivo donde visualizar datos. Y eso tiene sus ventajas.

Desde hace un tiempo tengo un Apple TV de 4ª generación. He de decir a su favor que el mando que lo acompaña es algo un poco más usable que la media gracias a básicamente dos cosas: que es Bluetooth y no infrarrojos (por tanto puedes usarlo desde muchas más partes sin tener que apuntar demasiado) y que tiene una parte táctil que no funciona del todo mal para moverte por los menús. A Siri lo dejamos para otro artículo:

Lo que sí sucede es que, probablemente, una interfaz como un mando donde tienes que ir moviéndote tecla a tecla quizá no sea la manera más ágil de usar algo, y por cosas así en Apple descartaron un iPhone con clickwheel supongo:

¿Qué sucede? Que la propia Apple terminó lanzando al mercado una app móvil para iOS llamada Apple TV Remote que te permite una cosa que cambia bastante tu experiencia: poder usar el teclado de tu dispositivo iOS para introducir texto en tu Apple TV. De esta manera puedes loguearte con campos de texto en distintos servicios de una manera más o menos sencilla; Facebook también ha hecho avances interesantes en este campo y convierten algo tan aparentemente difícil en una TV como un login en algo bastante sencillo y rápido como en el resto de dispositivos, evitando tener que usar uno de esos horribles e inusables «teclados para TV».

Muerte y destrucción.

Otro de esos puntos de fricción son los coches: equipados con sistemas de detección vocal o diversos tipos de instrumentos para moverse por ellos de una manera más o menos sencilla como una rueda con click como en el caso de Mercedes. De igual manera, tener que ir seleccionando letra a letra para meter una calle es un absoluto dolor:

Para solucionar esto volvemos a las experiencias crossdevice: en los últimos modelos de Volkswagen puedes mandar rutas establecidas desde un smartphone al navegador del coche. De esta manera usas el dispositivo más sencillo para teclear (tu smartphone) y el mejor dispositivo para ver la ruta (el navegador de tu coche) para visualizarla. Win win.

Hay otro campo donde poco a poco se empiezan a ver experiencias crossdevice de este tipo: los hoteles. Tradicionalmente, muchos hoteles tenían sistemas de entretenimiento a la carta, con taquilla y demás, todos los hemos disfrutado en alguna ocasión. Pero la llegada de servicios de streaming como Netflix o HBO y los dispositivos móviles hacen que cada vez más gente quiera seguir viendo sus series o sus películas cuando está fuera de casa en un hotel: cualquiera pensaría que teniendo un smart TV se soluciona, pero te toca gestionar esa protección de datos del huésped, que quizá ha olvidado desloguearse. Esto se soluciona en gran medida con servicios para hacer mirroring de smartphone (da igual iOS/Android) como Innspire, permitiendo que los datos privados estén en el smartphone del usuario y la TV del hotel simplemente sirva como lienzo:

Estoy seguro que a medida que pase un poco el tiempo iremos encontrando situaciones donde quizá hacer todo con la misma interfaz no tiene mucho sentido, especialmente en cosas un poco complejas como tener que escribir algo sin tener un teclado al uso o para salvar problemas legales de privacidad como sucede en los hoteles. Y eso ayudará en gran medida a que usemos nuestra TV para más cosas que ver películas o series.

La nueva movilidad urbana

Uber’s technology is transforming urban mobility. My children may never need to own a car—and they’ll certainly never be forced to make the choice between drinking or driving. Nor will my parents have to choose between maintaining their independence and their safety. More than that, Uber is making access to transportation more equal, and that can really help improve society. Today, millions of people are stuck in transit deserts—unable to afford the luxury of a car or a home near the subway. I know this firsthand from my work with our foundation in India: we had to arrange a special bus to get underprivileged students to and from school. Uber is helping to change that by enabling mobility for everyone.

La cita no es mía, sino del blog personal de Amit Singhal. Él era Head of Search en Google, ahora es SVP Engineering en Uber. Relacionado: La movilidad concebida como servicio.

Una semana probando iOS 6

Desde hace una semana vengo probando iOS 6, la nueva actualización al sistema operativo de Apple para iPhone e iPad. Regreso de vuelta a la calidez (y estabilidad) de iOS 5 para contarlo y ver las cosas negativas y las positivas que va a tener a partir del Otoño de 2012 el cambio a la nueva versión. Si quieres puedes ver ya mismo las principales novedades de iOS 6 en la web de Apple.


Si hay algo a lo que creo todos vamos corriendo a ver nada más actualizar el sistema operativo es a la aplicación nativa de Mapas, que es hija del divorcio entre Google y Apple, pues a partir de iOS 6 los datos cartográficos son de Apple y no servidos por Google. Y sí­, es cierto, todos hemos pensado lo mismo: espero que Google tenga una app aparte para mapas en iOS, y todo pinta a que sí­. Los mapas son distintos y pierdes funcionalidades como Street View o todo el tema del transporte urbano, algo que en ciudades grandes como Madrid, así­ como la calidad del mapa en sí­, que deja un poco que desear. Además, en mi caso y al ser un iPhone 4, no tení­a todas las funcionalidades activadas. Mapas es, al menos en la Beta 1 de iOS 6, la parte más decepcionante de todas las novedades presentadas hasta el momento. Nadie dijo que fuese fácil ni corto divorciarse de Google.

Si hay algo que se nota en iOS 6 es una clara tendencia hacia la privacidad y el filtrado de información, algo que es realmente importante en estos dí­as. En Apple han debido escarmentar un poco tras aquella polémica con las antenas y el guardado de datos de localización en iOS hasta el punto de que prácticamente cualquier aplicación ahora te pregunta si quieres darle acceso a tus datos de localización, contactos, o cualquier cosa a la que intente acceder. Además, iOS 6 tiene dos temas bastante interesantes: una bandeja de entrada VIP para el email (solo los remitentes que tú quieras aparecen ahí­) y un modo «reuniones» mediante el cual solo sonarán las llamadas de teléfono de tus contactos favoritos o bien si es un teléfono no-favorito y llama más de dos veces en tres minutos. En el tema de llamadas además, aparte de colgar ahora puedes contestar con un SMS predefinido, lo cual se agradecerá en más de una ocasión si no se puede contestar.

Hay una cosa que no me gusta, y es la excesiva tendencia a tener apps propias de iOS que no puedes eliminar: aplicaciones nuevas como Passbook, que es muy prometedora pero en esta beta 1 de iOS 6 al menos no sirve absolutamente para nada pues es solo una pantalla. Igual sucede con Quiosco en iOS 5, con el agravante de que es una carpeta y que, a no ser que hagas alguna triquiñuela bastante especial, no consigues meterla en una carpeta y menos aún eliminarla. Me molesta el tema de tener apps «inútiles» como Brújula en una compañí­a que supuestamente apuesta por la sencillez y el minimalismo como Apple; de hecho creo que ya tengo más apps «de sistema» que apps normales. Es preocupante y parece que va a peor: Podcasts será una app separada de Música en iOS 6.

Otro tema que me preocupa un poco es el tema de la fragmentación, pues hay muchas novedades como por ejemplo Siri en Español o la navegación paso a paso en Mapas que solo se pueden disfrutar a partir del iPhone 4S, lo cual es un poco complicado de explicar teniendo en cuenta que funciona bien en el iPhone 4 y que no es un terminal tan antiguo.


En resumen: no me ha convencido especialmente iOS 6 al primer toque. Sin duda, trae algunas novedades bastante interesantes, pero en muchos casos solo si tienes un iPhone 4S o un iPad última generación, lo cual es decepcionante para un porcentaje muy alto de la gente que usa iOS, me temo. Recomiendo leer también a week with ios six (technochocolate) donde otro usuario comenta también su semana usando iOS 6 y entronca con una idea que muchos empezamos a sospechar: Apple implementa en iOS la misma técnica que con Mac OS X, ir alternando una gran actualización del Sistema Operativo con una menor. E iOS 6 es una actualización menor, como Snow Leopard o Snow Lion fueron actualizaciones menores de Mac OS X.

Creo que a medida que se acerque el lanzamiento en Otoño veremos nuevas mejoras, tanto por la parte de integración con iCloud/Mac OS X Mountain Lion que promete mucho como por la parte de las nuevas API que permitirán a los desarrolladores elaborar mejores aplicaciones. iOS seguro que seguirá dando que hablar por una temporada.

Por qué Facebook ha comprado Instagram

La pregunta del millón. Facebook ha comprado Instagram por mil millones de dólares, así­ que todos se preguntarán el por qué y yo intentaré humildemente comentar algunas claves, espero poder aportar algo de luz.

El pasado

De cómo dos chavales, estudiantes de la misma Universidad, deciden juntar sus interesantes experiencias laborales y montar algo en Internet.

En 2004, Kevin Systrom era estudiante en la Universidad de Stanford. Estudiaba una ingenierí­a y un amigo suyo, Mark Zuckerberg, le comentó si se uní­a a algo que estaba montando llamado Facebook, a lo que él contestó que no, que querí­a terminar sus estudios. Una vez terminados entró como becario en Odeo, que para quien no lo conozca fue un servicio-agregador de podcasts y videoblogs, fundado por Ev Williams, que posteriormente montó «algún proyecto» como Blogger o Twitter.

De Odeo Kevin se fue a Google, a trabajar en cosas de Marketing de Gmail y Google Reader, y de allí­ se fue a Nextstop, donde él mismo cuenta que fue donde volvió a programar y a volverse un poco más geek, en realidad, aunque es cierto que Kevin Systrom no tiene estudios de programación.

Con el tiempo conoció a Mike Krieger, brasileño bastante más programador que él, que también habí­a estudiado en Stanford (aunque no se conocí­an y fueron a hablar a Stanford hace un año) y que hasta el momento habí­a trabajado en Microsoft (Powerpoint) y en Meebo, un servicio web que ofrece mensajerí­a instantánea online, especialmente en el campo de la experiencia de usuario, sobre lo que habí­a escrito su tesis y alguna cosa más.

Total, estos dos chicos parecen con talento y deciden montar algo, así­ que montan Burbn, una app móvil (no nativa) escrita en HTML5 y que era similar a Foursquare. Habí­an conseguido cierta inversión hasta aquel momento y trabajaban en ello pero no terminaba de arrancar del todo, hasta que un dí­a vieron que su aplicación era demasiado compleja y se preguntaron: ¿Qué es lo que hace única a nuestra aplicación? ¿Qué única feature podrí­a hacernos crecer y conseguir millones de usuarios? Parece ser que la feature que más usaba la gente era la de compartir fotos en un sitio concreto.

Instagram nace a partir de una feature muy usada en Burbn, una aplicación anterior, escrita en HTML5 sobre geolocalización.

Así­ que montaron lo que hoy conocemos por Instagram (recomendable leer ese post), una app ya nativa para iPhone que permite compartir fotos de una manera sencilla. í‰so es algo que ya hací­an aplicaciones como Hipstamatic, pero Instagram además permití­a compartirlas de manera realmente sencilla con los perfiles de un usuario en Redes Sociales. Ahí­ estuvo el gran éxito, además de poner los filtros para que la gente tunease sus fotos e hiciese que por una vez las fotos sacadas desde un móvil fuesen bonitas.

Instagram es conocido por muchas cosas, pero especialmente por su escalabilidad, es decir: por lo bien que está construí­do en sus cimientos y te permite crecer sin caerse mil veces y dejar sin servicio a los usuarios como por ejemplo le pasaba a Twitter al inicio; lo cual tiene más mérito en este caso pues son pocos empleados, concretamente trece empleados a los que les ha tocado el gordo. El blog de los ingenieros de Instagram es una joya para todos los geeks, con artí­culos donde describen de pe a pa toda la tecnologí­a que usan para escalar y mantener picos de tráfico que han debido de ser realmente increí­bles y grandes por momentos como cuando Justin Bieber publicó su primera foto en Instagram. ¿Imaginas que Justin Bieber se abre cuenta en tu servicio web y lo hace público?

El presente

Cómo Facebook decide pagar 32 dólares por cada usuario de su aplicación y dejar la vida tranquila por una larga temporada a sus dos fundadores.

Los gráficos lo dicen: el futuro pasa por los smartphones y tablets y sin duda creo que Instagram era (hablo en pasado ya) la mayor amenaza en el sector móvil a Facebook si quitamos Twitter: Facebook funciona bien en ordenadores de sobremesa pero todos tenemos la sensación de que en móvil cojean un poco. ¿Ayudará a ello la compra de Instagram? Sin duda, siempre que sean lo suficientemente listos para no caer en el error que muchos han cometido y dejar crecer a Instagram por su cuenta, como en su momento más o menos hizo Yahoo! con Flickr (por «solo» 35 millones de $).

El tema está en si me parece mucho o poco pagar 1.000 millones de dólares por una red con 30 millones de usuarios, a 30 y pico dólares por cabeza cada usuario de Instagram, activo o no. Que me parece mucho, pero la jugada maestra que hicieron los fundadores de Instagram deberí­a ser escrita en muchos libros: en plena negociación con Facebook cerraron una ronda de financiación que valoraba a la compañí­a en 500 millones y que por tanto dobló la inversión de mucha gente en unos dí­as. En este post hay detalles interesantes sobre por qué se cerró una ronda de financiación justo antes de ser comprados por Facebook. Realmente interesante.

El futuro

¿Qué va a pasar con Instagram? ¿Arruinará Facebook Instagram? ¿Por qué Google no compró Instagram?.

Siempre que pasan estas noticias de éxito con un ex de Google como protagonista me pongo a pensar en todo el talento que ha dejado escapar Google y que un dí­a ha tenido en alguna de sus oficinas:

  • Foursquare. Su fundador, Dennis Crowley, entró en Google porque compraron su startup y realmente no les hicieron caso una vez comprados. La historia es realmente trágica y ejemplifica a la perfección esto que cuento, la conté en este artí­culo en este blog.
  • Twitter. Sus dos fundadores, Ev Williams y Biz Stone, entraron a trabajar en Google después de que ésta comprase su startup, Blogger. Estuvieron unos años en Google, se fueron y montaron lo que hoy conocemos como Twitter.
  • FriendFeed. Su fundador, Bret Taylor, fue Product Manager en Local y Maps en Google. FriendFeed fue comprada por Facebook y ahora trabaja como CTO de Facebook.
  • Pinterest. Su fundador, Ben Silbermann, fue Product Specialist en Google durante dos años en temas de anuncios.

La lista es casi interminable y hay otras compradas por Facebook como Beluga; es tremendo pensar que Google podrí­a haber sido el dueño de medio Internet como lo conocemos hoy en dí­a y no lo es por simple torpeza o falta de empuje a la iniciativa de sus empleados más inquietos.

Sea como fuere, apuesto a que Zuckerberg es lo suficientemente inteligente como para no fastidiar Instagram. La compra de FriendFeed fue muy inteligente y hemos ido notando muy mucho la integración (especialmente con el nuevo Open Graph y las aplicaciones, éso mismo era FriendFeed hace no mucho), aunque con Instagram lo lógico es que no integren nada bajo la marca Facebook pero sí­ aprendan mucho sobre escalabilidad y hacer las cosas a lo grande, aunque de eso en Facebook sepan un rato.

Burbuja o noyo no soy economista y no voy a entrar en las cifras– creo que el movimiento de Facebook ha sido realmente inteligente y obviamente se llevan a un caballo ganador que va a dar que hablar en un futuro: acaban de entrar en Android y solo en las primeras 24 horas consiguieron 1 millón de descargas. Veremos qué nos depara el futuro.

Actualización. Algunos artí­culos nuevos interesantes al respecto: Behind Instagram’s Success, Networking the Old Way (tremenda la historia del dí­a 0 de Instagram), Here’s The Chart That Scared Zuckerberg Into Spending $1 Billion On Instagram y Twitter tried to buy Instagram.

Cómo tirar a la basura un producto que funciona


Es genial poder vivir situaciones como la que está pasando con Google Reader, un producto no muy destacado pero sí­ muy usado entre early adopters ante lo cual existe bastante potencialidad de cara a hacer cosas y hacerlo crecer en el futuro, pero que bajo mi punto de vista ha sido sentenciado de muerte tras haberle quitado su componente social nativo y pasar a integrarlo en Google+.

Es curioso: tienen en la empresa a Google+, el nuevo niño de la casa, por el que todos parecen apostar bastante (bueno, casi todos) y que ha resultado tener una aceptación bastante mediocre (qué mejor KPI que uno que te diga que si 100 millones de personas usan tu producto y no vuelve casi ninguno tienes un pequeño problema).

Pero pese a todo ello, en Google han decidido seguir apostando por Google+, nada más y nada menos que cargándose una funcionalidad usada por muchos en Google Reader y haciendo una integración bastante mediocre con Google+, que nadie usa y por tanto, además de ser inútil es un pequeño insulto para muchos.

Uso Google Reader desde su segundo «rediseño», allá por 2008 ó 2009, pues recuerdo que hasta aquella Bloglines (y Netvibes un poco menos) dominaba el sector de lectores de RSS en Internet. Todo fue bien, creció y le metieron funcionalidades bastante interesantes como la de compartir contenidos interesantes con tus amigos. Hasta hoy, claro.

Así­ que el mundo tiene a una legión de early adopters huérfanos, que han llegado a reunir 10.000 firmas para pedirle a Google que deje Google Reader como está, esperando a que pase algo tipo Facebook comprando Instapaper y Reeder para montar algo decente como alternativa o simplemente probando cosas nuevas como ClipBoard o Instapaper, que tiene una funcionalidad social más o menos interesante. Por cierto, ClipBoard está cumpliendo la Regla #1 de todo producto de éxito de Internet en sus etapas iniciales: hoy está saturado que da gusto.

En fin, el tiempo dirá pero muchos pensamos que Google la ha cagado, y mientras no se decida a tocar directamente el propio Google+ como producto antes que tocar y «ensuciar otros productos que le están funcionando» peor va a ser la agoní­a tan clásica en cualquier empresa de ese proyecto estrella que no funciona y nadie sabe muy bien qué hacer con él. Va a ser curioso asistir como espectador.

Google: The Beginning

"I’m going to give you five minutes," he told me. "When I come back, I want you to explain to me something complicated that I don’t already know." He then rolled out of the room toward the snack area. I looked at Cindy. "He’s very curious about everything," she told me. "You can talk about a hobby, something technical, whatever you want. Just make sure it’s something you really understand well."

Google: The Beginning – WSJ.com.

Google+, impresiones iniciales

Llevo como una semana recibiendo 4 ó 5 preguntas, en Twitter y en emails, del tipo ¿Oye, qué te parece Google+? sin saber muy bien qué decir exactamente porque me cuesta tener una opinión formada, pero voy a intentar explayarme y explicarme lo suficiente en este artí­culo, para que quede todo claro. Bueno, vamos por partes.
Continuar leyendo «Google+, impresiones iniciales»