Contenido generado por el usuario: pasado, presente y futuro

327421869_aa84f2c706_o

2006

La foto que ilustra este artí­culo tiene casi 10 años y recuerdo perfectamente el momento y el lugar donde la saqué, con un Nokia 6230i (rudimentario visto en perspectiva pero un muy buen teléfono en su momento).

Con varios alumnos de la Escuela Universitaria Informática de la universidad montamos una serie de charlas para alumnos contando cosas fuera de nuestro dí­a a dí­a. Recuerdo que hablé de Blogs, Redes Sociales y entre otras cosas un nuevo servicio que se llamaba Twitter y que habí­a sido creado unos meses atrás.

En un instante concreto saqué esta foto a los asistentes (podéis comprobar que en Salamanca, como es de esperar, hay más gente en los bares que en las aulas) y la envié por correo electrónico desde el mismo teléfono en ese instante a Flickr por GPRS para que se subiese en mi galerí­a segundos después y enseñársela en la web a los asistentes. Aquello, que hoy es bastante obvio en plataformas como Instagram, era bastante sorprendente y mostraba un camino interesante para los usuarios teniendo en cuenta el desarrollo de Internet.
Sigue leyendo «Contenido generado por el usuario: pasado, presente y futuro»

Noches reversibles

Love of Lesbian tras el concierto en La Riviera (Madrid) el 21 de Abril de 2016
Love of Lesbian tras el concierto en La Riviera (Madrid) el 21 de Abril de 2016.

Hay un momento fantástico en la deliciosa Vinyl, la nueva serie producida por Scorsese y Mick Jagger para HBO sobre la industria musical en la década de los 70, en el cual Clark, cazatalentos de la discográfica, entra a un club nocturno de Nueva York lleno de afroamericanos bailando música soul y funk con la intención de que el Dj pinche uno de los temas estrella de un nuevo artista de la compañí­a. Lo que sucede en ese minuto es algo fascinante: tras un miedo que se palpa en el ambiente el Dj procede a poner el tema en cuestión, comprobando que todo el mundo desde la pista le está mirando extrañado por el nuevo estilo que acaba de hacer sonar. Poco a poco algunos de la pista se van animando y la sala termina viniéndose arriba gracias a una canción y un instante que, sin saberlo, inaugurarí­an un estilo que reinó por muchos años: la música disco. Cualquier obra de arte es casi siempre un riesgo, una apuesta al futuro esperando el agrado del público que no sucede siempre. De hecho normalmente con cierta perspectiva lo que antes parecí­a una locura arriesgada luego pareció abrir una grieta que fue la base para otras muchas evoluciones.
Sigue leyendo «Noches reversibles»

What mobile is really about

But mobile is just the interface … it’s the ability mobile has given us to transform the nature of transactions that’s the important part. Ten years ago people could only buy from companies. Now, people are able to buy and sell from other people and even sell into companies. I know bloggers who make 5x what bankers do today, just by selling themselves.

From ALICE newsletter.

Carta a un joven influencer

Hola amigo,

Te escribo porque he visto algo en tu cuenta de Instagram que me ha alarmado un poco y me ha hecho pensar en varias cosas. De la noche a la mañana te has visto con más de 100.000 seguidores gracias a tu buen gusto a la hora de sacar fotografí­as y, sin duda alguna, tu perseverancia.

Pero, lo cierto aún con todo, es que para mí­ no es un fenómeno nuevo. Yo fui de los primeros en tener Twitter en 2006 y viví­ esos procesos, siempre tan cí­clicos, de tránsito de la inocencia en la relación con marcas hacia una relación totalmente mercantil con miles de agencias y representantes por el medio.
Sigue leyendo «Carta a un joven influencer»

La ventaja estratégica de Apple

One of Steve Jobs’ biggest legacies was his decision to stop relying on 3rd party semiconductor companies and create an internal silicon design team. By owning its own silicon design team, Apple is able to leap into other markets which will be eaten by software running on cheap silicon. All of this supplier / buyer power that Apple has secured will be extended to cars. And because cars are lower volume by many orders of magnitude than phones, no other car maker will be able to enter the chip making game. Both the costs and the risks of designing chips are way too high. Tesla sells around 100K cars a year. Apple sold that many iPhones every 30 minutes on opening day weekend.

On Apple’s Insurmountable Platform Advantage.

A raí­z del Adblocking en iOS 9

We believe the customer should be in control of their own information. You might like these so-called free services, but we don’t think they’re worth having your e-mail, your search history and now even your family photos data mined and sold off for god knows what advertising purpose. And we think some day, customers will see this for what it is.

Tim Cook (CEO de Apple), hace unos meses.

Relacionado, un buen post al respecto del tema: content blockers are a two-decade reset button. We’re right back where we were, twenty years ago. Except this: we already know a bunch of stuff that doesn’t work.

De lujo y multicanalidad

A store visit does not guarantee a sale, just as a follower does not always lead to a conversion; but both of these interactions are opportunities to influence a future purchase. Potential customers should be delighted during every interaction with a luxury brand. There should be no experiential distinction between online and offline; a retail store or a social account.

The Age of Exclusivity is Over, por Sarah Neal Simpson, de R/CA.

Ser social

Ser social no depende de que tu empresa use una plataforma u otra.

Ser social no depende de cuánto presupuesto te gastes en Redes Sociales.

Ser social es otra cosa.

Ser social implica abrir tu compañí­a aprovechando las distintas posibilidades que te ofrecen las Redes Sociales, descubriendo los beneficios de la presencia social a los empleados de la compañí­a. Implica atender y comprender las necesidades de tus clientes hablando con ellos a través de esos canales, ofreciéndoles de forma sincera y transparente tus productos y sobre todo siendo natural. Porque precisamente, al que finge ser social en Redes Sociales acaba siendo marcado como un impostor.

Si las compañí­as ya fuesen sociales probablemente yo no tendrí­a empleo. Porque mi empleo consiste en hacer que los empleados y, por ende, la compañí­a donde yo trabaje, sean más sociales. Y éso implica muchas cosas: no tanto perderle el miedo a ser social sino más bien hacerles ver cómo siendo más sociales van a cumplir de mejor manera sus objetivos, usando de una u otra manera todas las herramientas a su disposición.

Hay que concebir lo social como algo lí­quido que, en mayor o menor medida, impacta a gran parte de una organización. Impacta en gran medida a departamentos de Comunicación y Marketing al ser departamentos sociales por naturaleza a la hora de comunicarse con clientes y posibles clientes, pero también impacta a otros departamentos: atención al cliente (cómo resolvemos problemas de un cliente), operaciones (cómo fidelizamos y establecemos relaciones más sociales con nuestros clientes), etc… .

Hay personas que creen que ser social consiste simplemente en asociarse con una plataforma o red social. Aparte de ser algo arriesgado, sigo siendo bastante escéptico de los cobrandings y más aún de los cobrandings con Redes Sociales. Algo así­ no implica en absoluto que tu empresa sea social. Una compañí­a tampoco va a ser más social por tener más presencia en más Redes Sociales. De hecho, probablemente será menos social, porque tendrá menos tiempo para poder dedicárselo a pensar en el medio y largo plazo, en la constante revisión de sus objetivos, estrategias y tácticas sociales. Menos siempre es más, también aquí­.

Y todo esto implica evangelización, sin duda alguna: implica marcar un rumbo, revisarlo constantemente pero también decir no a cosas que suponen alterar ese rumbo, gastando mucho tiempo y esfuerzo en explicar por qué ese rumbo no es correcto, asegurándose de que se entienda. Cualquier empresa puede ser social hoy en dí­a: de hecho las pequeñas y medianas empresas tienen una ventaja competitiva realmente grande para ser sociales de manera más sencilla y no todas se aprovechan de ello. He visto a encargados de estaciones de esquí­ haciendo un genial parte diario en Facebook con cuatro párrafos y una foto desde la estación. Me he vuelto seguidor acérrimo sin haber esquiado en mi vida. He visto a talleres de coches poniendo en Twitter al jefe del taller a contestar dudas puntuales todos los Jueves. Me he vuelto seguidor de ese taller sin haber conducido un coche en mi vida.

Ser social parece sencillo pero implica llegar a la raí­z de una compañí­a, que en ocasiones puede ser enorme. Implica conocer la visión de la compañí­a, implica ver los pasos necesarios para llegar a ello y finalmente implica pensar en cómo ser social puede contribuí­r a ello. Desconfí­a de los que te ofrezcan cualquier otra cosa.

#acción, #archivo y #espera

Me preguntan en Twitter acerca de mi sistema de organización. Viene derivado de leer un poco sobre el GTD, el libro sobre Productividad que escribió Berto en 2009, y también de leer al amigo Maeda y su libro, así­ como bastante prueba y error, como todo.

No sé si el sistema es válido para todo tipo de persona y trabajos, pero sí­ es cierto que a mí­ me lleva sirviendo unos cuantos años, soportando cambios de SO (Windows, Mac), de entorno (Gmail, Outlook, Mail.app, Dropbox…). Para que tenga tanta flexibilidad de adaptación a todos estos entornos partimos de una idea bastante sencilla que se puede aplicar a bastantes cosas.

En qué consiste

La idea clave es que un elemento del sistema solo puede estar en uno de los tres estados:

  • #acción: requiere de acción por mi parte. Cuanto más vací­o menos cosas tengo en mi tejado y viceversa.
  • #archivo: cosas que ni requieren de la acción de otra persona ni mí­a, simplemente permanecen ahí­ archivadas para su consulta periódica.
  • #espera: requiere de la acción de otra persona, por tanto requiere de mi espera. Cuanto más vací­o menos cosas debo esperar.

Obviamente, muchos elementos transitan de un lugar a otro y en muchas ocasiones no pasan a formar parte del #archivo sino que directamente son eliminados. En el #archivo solo se mantiene lo esencial que podrá ser consultado en algún momento del futuro. Además, este sistema puede convivir en muchas ocasiones con otros, como por ejemplo tags y software de email: un tag de un departamento y un tag de estado (#acción, #archivo, #espera).

Dónde lo uso

Empecé a usar este sistema para organizar mi correo electrónico. Me funcionó independiente del sistema: en Gmail tags y en Outlook categorí­as de colores (verde para #acción, rojo para #archivo y ámbar para #espera, igual que un semáforo, con su lógica similar). De esta manera no tengo nada en la bandeja de entrada sino que tengo todo archivado en su carpeta consecuente y solo consulto las cosas que tengo pendientes o por las que estoy esperando.

Por ejemplo, puede ayudarme a revisar semanalmente las cosas por las que estoy esperando (todos los Viernes a última hora, para enviar un recordatorio a quien me siga debiendo algo) o también para priorizar según qué cosas y mantener una cierta agilidad en el flujo. Además, el hecho de tener filtros en el correo electrónico ayuda muchí­simo: todas las newsletters que recibo se marcan automáticamente como leí­das y aparecen directamente en #acción para que las vaya consultando y que así­ dejen solo lo importante en la bandeja de entrada. Minimalismo aplicado al correo electrónico.

Con el tiempo probé a aplicarlo también en carpetas de archivos. La idea partió de la lógica de sincronizar archivos entre mi casa y la oficina, por lo que simplificándolo un poco hice tres carpetas en Dropbox/Tresorit, cada una con su nombre. De esta manera, en mi escritorio solo tengo tres carpetas, que son en realidad accesos directos a esas carpetas en la nube para asegurarme que todo con lo que trabajo está disponible en todos los ordenadores y dispositivos con los que trabajo dí­a a dí­a:

Hoteles

View this post on Instagram

Madrid y su luz. Al fín.

A post shared by Patricia (@enelcajon) on

Desde siempre me han fascinado los hoteles. Algo en cierta manera lógico teniendo en cuenta que soy hijo de agentes de viajes y por tanto que ha podido disfrutar de ellos en bastantes ocasiones. Mis padres fueron dos personas a los que un dí­a en los 70 se les ocurrió casarse en pleno mes de Enero e irse de luna de miel al hotel más antiguo de Amsterdam, el Doelen.

Lo cierto es que los hoteles me gustan por ese punto que siempre tienen como templo profano de la confidencialidad, lo que queda en un hotel se queda en un hotel. En un hotel he buscado desesperadamente algún aliado, he celebrado las victorias más dulces y sin duda allí­ he vivido muchos momentos especiales. Un hotel te permite vivir muchas cosas que no vives normalmente: un spa, un restaurante tres estrellas Michelí­n o algo tan simple como el recuerdo del hotel donde probé por primera vez una Playstation porque la alquilaban a huéspedes. Lo recuerdo como si fuese ayer.

View this post on Instagram

Just chilling at the pool .. ☺️

A post shared by 🌙🔮🦄🌺🐚🌈 (@fraanrocha) on

El otro dí­a leí­a España 3.0 (recomendable, por cierto) y reparaba en lo importante que es el sector turí­stico, 15% ya del PIB español, especialmente en todo lo relacionado con la imagen que podemos aportar de puertas afuera sobre cómo está cambiando España: un paí­s más preparado y más abierto de cara a todos los retos que tenemos por delante. Un sector clave en el que todo lo relacionado con la tecnologí­a y sobre cómo compartimos y ofrecemos las experiencias disponibles es absolutamente clave debido al uso y costumbres de sus huéspedes.

View this post on Instagram

Wow

A post shared by jpuenteverez (@jpuenteverez) on

Desde hace algo más de un mes me he incorporado a NH Hotel Group como Head of Social Media, coordinando la presencia en Redes Sociales de una de las 25 hoteleras más grandes del mundo y con presencia en 29 paí­ses. El reto es probablemente uno de los más grandes en mi carrera pero creo que precisamente es la clave de muchas cosas: aceptar los retos que se vayan presentando en la vida e intentar dar lo máximo posible. En ello estamos.

(todas las fotos utilizadas en este artí­culo han sido publicadas en Instagram por huéspedes de hoteles de NH Hotel Group).