Una ventana de oportunidad es un período de tiempo durante el cual una acción puede ser realizada con un resultado previsto. Una vez este período termina o “la ventana ha sido cerrada”, el resultado previsto no es posible.

Wikipedia
Imaad Ahmed (WARC), Adrián Mediavilla (Sra. Rushmore/APG), Ben Shaw (BBH) y Nuria Serrano (VCCP).

Esta tarde la APG ha organizado un maravilloso evento con Ben Shaw, Head of Strategy de BBH London que me ha hecho reactivar un poco más de lo habitual mi lado estratégico. Una de mis últimas obsesiones al respecto en lo referente a estrategia son las ventanas de oportunidad, sobre todo relacionadas con nuevas tecnologías, en las cuales existe un mercado con necesidades no cubiertas que tiende a ir cerrándose hasta que deja de representar una oportunidad en sí mismo. Creo que la enorme rapidez con la que la tecnología evoluciona (ya hemos visto lo que sucede en diez años) nos permite aprovechar ciertas ventanas de oportunidad que, por tanto, requieren de una enorme capacidad de detección antes de que sea muy tarde.

Siempre suelo decir que “no importa demasiado a qué liga quieras jugar a nivel de estrategia mientras seas consciente de que estás jugando esa liga”. Creo hay maravillosos productos y servicios que juegan a volumen con un margen muy pequeño, otros que juegan con un margen amplísimo pero en un mercado muy de nicho o con un esfuerzo de marca y producto muy notorio y ambos son perfectamente válidos.

El problema viene, a menudo, de no realizar un análisis previo del éxito de ciertos negocios (o realizar uno erróneo) pues suele acabar sucediendo que cuando uno se interesa en algo es posible que esa ventana de oportunidad se haya cerrado:

“La gente comienza a interesarse en algo porque está subiendo, no porque lo entiendan ni por nada más”. Pero el chico de al lado, a quien saben que es más tonto que ellos, se está haciendo rico y no lo son “, dijo.” Y su cónyuge está diciendo ¿no puedes resolverlo también? Es muy contagioso Entonces esa es una parte permanente del sistema “.

Warren Buffet, 2018.

Las DTC, un ejemplo de ventana de oportunidad que evoluciona

Poniendo un ejemplo, creo que una de las ventanas de oportunidad más destacadas en los últimos años son las llamadas Direct to consumer Brands (DTC), marcas nacidas al paraguas de internet que fabrican y venden a bajo coste productos aparentemente de calidad como gafas de sol, zapatillas o maquinillas de afeitar por suscripción. Se ha escrito mucho al respecto:

Una de las ventanas de oportunidad que más explotaron este tipo de marcas fueron la publicidad en Redes Sociales, con unos costes bastante eficientes por la escasa competencia que permitían cuadrar bastante los números. Como es obvio que la competencia ha ido subiendo con más anunciantes, los costes han subido también y es por ello que los esfuerzos de generación y adquisición de este tipo de compañías han ido a otros caminos como abrir tiendas físicas. ¿Tiene sentido lanzar una marca directa al consumidor en 2018? Si lo tiene es sin duda de una manera radicalmente distinta a las marcas lanzadas en 2010-2013 porque la ventana de oportunidad que suponía la publicidad barata en redes sociales se ha cerrado.

Y aquí entra en juego, como decía al inicio, la estrategia y el hecho de saber “en qué liga jugamos”. Creo que si una compañía tiene clara su estrategia a largo plazo puede permitirse el lujo de no distraerse con según qué ventanas de oportunidad, sobre todo recordando lo importante: “si te estás enterando de una oportunidad por una charla, probablemente haya pasado tanto tiempo que ya no exista esa oportunidad”.

Qué podemos aprender de las ventanas de oportunidad

People think focus means saying yes to the thing you’ve got to focus on. But that’s not what it means at all. It means saying no to the hundred other good ideas that there are. You have to pick carefully. I’m actually as proud of the things we haven’t done as the things I have done. Innovation is saying “no” to 1,000 things.

Steve Jobs

Como decía al inicio, uno puede jugar o no a aprovechar ciertas ventanas de oportunidad y otro tipo de estrategias a corto plazo siempre que sea consciente que está jugando a ello. Creo que intentar aprovechar ventanas de oportunidad requiere principalmente de dos cosas:

  • Una capacidad de detección temprana de tendencias aplicables al modelo de negocio.
  • Una alta tolerancia al ensayo y al error dentro de la compañía.

Estos dos requisitos, aunque sencillos, suponen una enorme dificultad en lo relacionado con el talento para muchas compañías: cultura interna bastante anticuada, guerras internas entre departamentos, lentitud a la hora de poder modificar procesos…y sobre todo una capacidad enorme de admitir que uno puede confundirse y errar. Un ejercicio bastante enternecedor resulta leer artículos de 2007-2012 acerca de cómo pensábamos que iba a ser el futuro, con unas cifras de gente que supiese cosas como chino o programación que, pese a haber crecido, nunca han llegado a resultar tales:

Besides information, most schools also focus too much on providing students with a set of predetermined skills, such as solving differential equations, writing computer code in C++, identifying chemicals in a test tube, or conversing in Chinese. Yet since we have no idea what the world and the job market will look like in 2050, we don’t really know what particular skills people will need. We might invest a lot of effort teaching kids how to write in C++ or speak Chinese, only to discover that by 2050, artificial intelligence can code software far better than humans and a new Google Translate app will enable you to conduct a conversation in almost flawless Mandarin, Cantonese, or Hakka, even though you only know how to say “Ni hao.”  So, what should we be teaching? Many pedagogical experts argue that schools should switch to teaching “the four Cs”?—critical thinking, communication, collaboration, and creativity. More broadly, they believe, schools should downplay technical skills and emphasize general-purpose life skills. Most important of all will be the ability to deal with change, learn new things, and preserve your mental balance in unfamiliar situations.


What Kids Need to Learn to Succeed in 2050

En resumen: ¿queremos jugar a aprovechar las ventanas de oportunidad que los cambios tecnológicos nos ofrecen? Fenomenal, siempre que tengamos la certeza de que no es demasiado tarde. Y eso, como he explicado anteriormente, no está al alcance de cualquiera.

Nobody said it was easy.