La nueva movilidad

Siempre que hablo o pienso sobre movilidad recuerdo que no tengo carnet de conducir, lo que convierte mi punto de vista en el de alguien un poco ajeno a los dramas habituales de atascos, talleres y seguros y que no puede trabajar en oficinas no conectadas por transporte público. Y además qué mejor que la Semana Europea de la Movilidad para retomar mi blog. Por todo esto me interesan muchísimo todos los modelos alternativos de movilidad que están surgiendo en medio toda la disrupción tecnológica de los últimos años.

Como persona que ha tenido que viajar durante varios años en un bus en el que me subía a la 1 de la mañana y llegaba a las 7 de la mañana, con una parada a las 3-4 de la mañana en Puebla de Sanabria en la que solía despertarte el conductor, abracé con entusiasmo cosas como Blablacar. Cualquier experiencia era mejor que aquel autobús de la línea Algeciras-Coruña.

Creo que algunas empresas tradicionales como Daimler están entendiendo razonablemente bien el cambio: de la posesión al pago por uso, de vender coches a dar servicios de movilidad. Por ello, dentro de su rama llamada “Mobility services” han invertido en nuevos modelos de movilidad como Car2Go, Moovel, MyTaxi o más recientemente Volocopter, algo que visto a día de hoy nos parece realmente futurista.

Más recientemente esta ola de disrupción parece que empieza a llegar también a los transportes de línea/ruta, más allá del ya comentado Blablacar. Precisamente ellos le están dando una gira de tuerca a su servicio para viajes esporádicos y han lanzado Blablalines, que es el mismo concepto pero para el día a día: “¿Puedo recoger a alguien que también me pille de camino a la oficina y sacarme un dinero?“. Esta semana ha llegado a Paris tras varias pruebas en otras ciudades francesas.

En Citymapper, que inicialmente lanzaron una app para facilitar la vida a los que usamos varios transportes públicos (y vaya si me la facilitan), han estudiado todos los datos de uso y movimiento de los que disponen, han analizado las necesidades no cubiertas en el transporte en Londres y han lanzado una ruta de bus urbano nocturno que solo funciona los fines de semana, como una pata comercial más de su app.

Todo esto sin mencionar siquiera el coche autónomo y su futuro impacto en compañías como Uber, que probablemente será la próxima causa de conflicto en el mundo de los coches con conductor. Creo que con la perspectiva que nos da el tiempo vamos a ver mucho más amplificado el impacto que ha tenido el móvil en nuestras vidas, dando lugar a modelos de negocio y servicios que antes eran imposibles, básicamente porque no íbamos con un ordenador por la calle o por la carretera de manera habitual. Y, para todo aquel que le guste la tecnología, resulta apasionante.

Actualización (28/09): Daimler compra el servicio de carsharing flinc.

Lo nuevo y lo pasado (en la manera de consumir noticias)

Ayer estaba dándole vueltas a mi último artículo “Lo nuevo y lo pasado” y he decidido continuarlo. Porque de vez en cuando me sigo encontrando cosas que me recuerdan a cosas pasadas y son al fin y al cabo ideas que siguen teniendo sentido. Como por ejemplo, todo lo relacionado con nuestra manera de consumir noticias.

En los tiempos en los que la tecnología era otra, podías no cambiar de canal, porque solo había uno, tenías que esperar a las horas en punto para escuchar “el boletín horario” o tenías que esperar a que abriese el kiosko (o el VIPS) para comprar el periódico y enterarte de las noticias. Por suerte, la tecnología ha ido avanzando y nos permite, como consumidores de información, tener más libertad a la hora de decidir cuándo y cómo consumimos las noticias. Pero, en mayor o menor medida, el formato sigue igual.

Nuevos planes, idénticas estrategias

Desde hace un tiempo estoy bastante curioso sobre la evolución de la TV como plataforma. Una TV es algo normalmente grande que tenemos en nuestro salón y que es un lienzo sobre el cual cada vez elegimos más lo que ver y cuándo poder verlo; cosas como el Apple TV o Netflix/HBO ayudan. Esta semana, sin ir más lejos, ha salido app de Atresplayer para Apple TV; no es la primera en España pues también El País lanzó hace unos meses su app para Apple TV.

El problema es, que seguimos sin adaptar demasiado los contenidos al nuevo canal, nos limitamos inicialmente a meter “lo antiguo” en “lo nuevo”, sin aprovechar todas las bondades que el nuevo canal nos da. Por ejemplo: ¿ya que el consumo de contenido es bajo demanda, por qué no producir una versión corta del informativo para poder verlo cuando uno quiera y que no tenga que ver el informativo completo que se emite en TV?

Hace años, por carambolas del destino, estaba en las oficinas de una gran radio de este país, donde con más gente presentábamos una propuesta para sus marcas. Y les transmití algo similar a lo que vengo contando aquí: ¿por qué tengo que escuchar lo que la emiten en sus canales de radio si puedo escuchar muchas más cosas? E iba principalmente hacia dos casos de uso:

  • Momento partido de fútbol u otro evento similar: ¿por qué no hacer un “canal II” solo disponible online con otro tipo de programación? Por ejemplo, el programa informativo que se suele emitir de noche. El público deportivo escuchará el partido, al que le interesen las noticias escuchará el programa de actualidad.
  • Momento me apetece escuchar sobre algo concreto: con el ingente archivo que tienen, ¿por qué no organizarlo y ponerlo a disposición de la gente, incluso bajo una suscripción pagada, y cambiar la manera en la que escuchamos radio? Por ejemplo, podría bucear y pasar una tarde escuchando entrevistas y/o intervenciones de Fernando Savater en su radio porque me apetece o porque quiero profundizar sobre él. Incluso ayudaría para el anterior punto: si hay un partido de fútbol, igual prefiero que me facilites escuchar algo acorde a mis gustos, que lo sabes porque escucho a través de tu app.

Experimentos (con gaseosa)

Pese a todo, en el pasado han existido intentos de hacer las cosas de maneras distintas. En muchos casos, como nos sucede a menudo en Internet, con cosas que tenían sentido pero que quizá fueron lanzadas demasiado pronto. Por ejemplo:

  • Hace años, El País permitía personalizarte un periódico con tus secciones favoritas e imprimírtelo en un A4 si querías leerlo por ahí. No encuentro ahora información sobre aquello, pero yo creo que debió ser sobre 2005-2007. Luego llegó el iPhone y lo cambió todo.
  • Las cinco del día fue un proyecto de Furilo en torno a 2009 que se limitaba a mostrar las cinco noticias más importantes del día si no tenías tiempo para leer demasiado. Un poco el concepto que comentaba sobre Atresplayer: si los contenidos son bajo demanda, ¿por qué no adaptar los formatos a ese tipo de consumo “exprés”?

El futuro

Pues, como en muchas cosas, el futuro va de estar muy atento a lo que se hace por ahí y a poder realizar pequeños experimentos de prueba y error, descartándolos si no tiene sentido y desarrollándolos si parece que pueden llegar a funcionar. El futuro nos va en crear ecosistemas donde se pueda experimentar sin miedo a fallar. Y, sobre “estar muy atento a lo que se hace por ahí”, bajo mi punto de vista hay dos referencias habituales: Quartz para la prensa y NPR para la radio. Un par de ejemplos:

  • NPR One app: una app que va conociendo tus gustos y te va mostrando “piezas” de noticias que puedes ir saltando de una a otra como si de canciones se tratase. Adaptación del formato a ese consumo de “picoteo”.
  • La nueva app móvil de Quartz, que tiene desde mensajería hasta pruebas con bots.

Y, como bola extra, mencionar la nueva promesa: el Washington Post. El periódico, ahora comprado por Jeff Bezos (fundador de Amazon), está replicando la misma estrategia que hicieron con Amazon AWS en el pasado: desarrollar tecnología propia y licenciarla a terceros para su uso. ¿Y qué tecnología tiene un periódico? Principalmente, su gestor de contenidos, mediante el cual se escriben y gestionan las noticias: bienvenidos a Arc, el CMS del WaPo:

The Post offers Arc through a tiered pricing model that starts at $2,000 per month and increases based on the amount of data used by each news organization. The second pricing tier, for news organizations that use more than 10 terabytes of data, is typically between $5,000 and $9,000 per month.

Fuente: Poynter.

Lo nuevo y lo pasado

Probablemente no conozcas a Sylvan Goldman. Sylvan era el dueño de un supermercado en Oklahoma en la década de 1930 y un día reparó en que sus clientes compraban poco para que las bolsas de papel con la compra no se llenasen mucho y se rompiesen. Junto con un mecánico llamado Fred Young pensaron en una evolución de la silla plegable pero con ruedas y unas cestas que ayudasen a sus clientes a poder llevar cómodamente la compra y así poder vender más:

Sin saberlo estaban inventando el carro de la compra, algo que fue rechazado inicialmente porque los hombres se sentían afeminados y las mujeres lo consideraban un armatoste. Pese a todos esos problemas iniciales, Goldman ganó alrededor de 400 millones de dólares con la patente y todos sabemos lo que pasó después.

Toda tecnología novedosa se piensa en términos de la tecnología anterior. Esto lo comentaba Alberto Knapp en una charla hace 8 años con la cual descubrí el Telefon Hirmondó y mi deseo por trabajar en The Cocktail (algo que por cierto conseguí 3 años después):

El maravilloso Telefon Hirmondó fue un servicio que se lanzó en 1893 en Budapest y que consistía en una suscripción a un teléfono mediante el cual se retransmitían programas y noticias con una programación concreta a lo largo del día. Hay que tener en cuenta que estamos hablando de un servicio 30 años antes de que se desarrollase la radio como broadcast y obviamente de que se generalizase el uso del teléfono como una herramienta de comunicación 1:1.

Todo esto viene porque seguimos pensando en carritos de la compra para el comercio electrónico, en diskettes como símbolo de ‘guardar’ y en las redes sociales como un sistema broadcast similar a las newsletters o los folletos, lo cual denota que no pensamos demasiado en el usuario y en cómo la tecnología permite ahora que el usuario se pueda expresar de maneras muy distintas. Para decirlo de manera gráfica, en alguna presentación reciente he usado una de las imágenes más claras al respecto:

Y es que, nos guste o no, las marcas tenemos que asumir una dosis de reactividad inherente al medio: en 2017 el usuario puede escribir una review, crear una página web o de Facebook no oficial sobre nuestra marca o hablar de nosotros en un canal digital sin que nosotros como marca podamos evitarlo aunque podamos detectarlo. Y, cuanto antes lo entendamos, antes avanzaremos. De nosotros depende aprovecharnos de ese feedback gratuito o seguir sordos.

Con la evolución de las redes sociales cada vez más a imagen y vídeo en vez de texto creo que volvemos a tener una gran oportunidad en el contenido generado por el usuario y en evolucionar ese sistema broadcast, convirtiendo a las marcas en facilitadoras de conversación y contenido que los usuarios generan en sus canales personales, creíble y transparente. ¿Evolucionamos?

Experiencias crossdevice

Estamos bastante acostumbrados a que los dispositivos de entrada de datos sean cosas un poco básicas: los mandos o los teclados son un ejemplo, con cientos de botones o teclas físicas que hacen distintas funciones en un aparato en cuestión. Pero, desde hace unos años podemos considerar a un smartphone también un dispositivo de entrada de datos, aparte de un dispositivo donde visualizar datos. Y eso tiene sus ventajas.

Desde hace un tiempo tengo un Apple TV de 4ª generación. He de decir a su favor que el mando que lo acompaña es algo un poco más usable que la media gracias a básicamente dos cosas: que es Bluetooth y no infrarrojos (por tanto puedes usarlo desde muchas más partes sin tener que apuntar demasiado) y que tiene una parte táctil que no funciona del todo mal para moverte por los menús. A Siri lo dejamos para otro artículo:

Lo que sí sucede es que, probablemente, una interfaz como un mando donde tienes que ir moviéndote tecla a tecla quizá no sea la manera más ágil de usar algo, y por cosas así en Apple descartaron un iPhone con clickwheel supongo:

¿Qué sucede? Que la propia Apple terminó lanzando al mercado una app móvil para iOS llamada Apple TV Remote que te permite una cosa que cambia bastante tu experiencia: poder usar el teclado de tu dispositivo iOS para introducir texto en tu Apple TV. De esta manera puedes loguearte con campos de texto en distintos servicios de una manera más o menos sencilla; Facebook también ha hecho avances interesantes en este campo y convierten algo tan aparentemente difícil en una TV como un login en algo bastante sencillo y rápido como en el resto de dispositivos, evitando tener que usar uno de esos horribles e inusables “teclados para TV”.

Muerte y destrucción.

Otro de esos puntos de fricción son los coches: equipados con sistemas de detección vocal o diversos tipos de instrumentos para moverse por ellos de una manera más o menos sencilla como una rueda con click como en el caso de Mercedes. De igual manera, tener que ir seleccionando letra a letra para meter una calle es un absoluto dolor:

Para solucionar esto volvemos a las experiencias crossdevice: en los últimos modelos de Volkswagen puedes mandar rutas establecidas desde un smartphone al navegador del coche. De esta manera usas el dispositivo más sencillo para teclear (tu smartphone) y el mejor dispositivo para ver la ruta (el navegador de tu coche) para visualizarla. Win win.

Hay otro campo donde poco a poco se empiezan a ver experiencias crossdevice de este tipo: los hoteles. Tradicionalmente, muchos hoteles tenían sistemas de entretenimiento a la carta, con taquilla y demás, todos los hemos disfrutado en alguna ocasión. Pero la llegada de servicios de streaming como Netflix o HBO y los dispositivos móviles hacen que cada vez más gente quiera seguir viendo sus series o sus películas cuando está fuera de casa en un hotel: cualquiera pensaría que teniendo un smart TV se soluciona, pero te toca gestionar esa protección de datos del huésped, que quizá ha olvidado desloguearse. Esto se soluciona en gran medida con servicios para hacer mirroring de smartphone (da igual iOS/Android) como Innspire, permitiendo que los datos privados estén en el smartphone del usuario y la TV del hotel simplemente sirva como lienzo:

Estoy seguro que a medida que pase un poco el tiempo iremos encontrando situaciones donde quizá hacer todo con la misma interfaz no tiene mucho sentido, especialmente en cosas un poco complejas como tener que escribir algo sin tener un teclado al uso o para salvar problemas legales de privacidad como sucede en los hoteles. Y eso ayudará en gran medida a que usemos nuestra TV para más cosas que ver películas o series.

La nueva movilidad urbana

Uber’s technology is transforming urban mobility. My children may never need to own a car—and they’ll certainly never be forced to make the choice between drinking or driving. Nor will my parents have to choose between maintaining their independence and their safety. More than that, Uber is making access to transportation more equal, and that can really help improve society. Today, millions of people are stuck in transit deserts—unable to afford the luxury of a car or a home near the subway. I know this firsthand from my work with our foundation in India: we had to arrange a special bus to get underprivileged students to and from school. Uber is helping to change that by enabling mobility for everyone.

La cita no es mía, sino del blog personal de Amit Singhal. Él era Head of Search en Google, ahora es SVP Engineering en Uber. Relacionado: La movilidad concebida como servicio.

El Times y el futuro del periodismo

We are, in the simplest terms, a subscription-first business. Our focus on subscribers sets us apart in crucial ways from many other media organizations. We are not trying to maximize clicks and sell low-margin advertising against them. We are not trying to win a pageviews arms race. We believe that the more sound business strategy for The Times is to provide journalism so strong that several million people around the world are willing to pay for it. Of course, this strategy is also deeply in tune with our longtime values. Our incentives point us toward journalistic excellence. (…) Thanks to our journalism, our digital revenue towers above that of any news competitor. Recent media accounts have made clear the gap: Last year, The Times brought in almost $500 million in purely digital revenue, which is far more than the digital revenues reported by many other leading publications (including BuzzFeed, The Guardian and The Washington Post) — combined.

El New York Times liberó el año pasado a 7 periodistas para que analizaran el futuro de su periódico. Acaba de salir su reporte, con interesantes conclusiones.

2016

En 2016 este blog cumple diez años, aunque empecé en 2004 con un blog personal anterior. También llevo 10 años en Twitter y creo que es buen momento para hacer un poco de memoria.

Han pasado diez años y sigo pensando que un blog alojado en tu propio servidor sigue siendo uno de los mejores proyectos posibles hoy en día en internet. Creo que los pros superan ampliamente a los contras (capacidad de llegar a mayor audiencia como sucede en lugares tipo Medium, etc…).

Un blog/medio en tu propio servidor supone libertad. Y esa libertad supone poder mover tus datos donde quieras a donde quieras, supone poder hacer desarrollos por encima sin estar encajonado a unas funcionalidades que quizá no te encajen a tu proyecto al 100%. A corto plazo puede que la decisión esté igualada, a medio y largo plazo la duda es imposible.

Recuerdo perfectamente que uno de los motivos por los que me contrataron en mi primer empleo, en Internet Advantage, fue porque tenía un blog, había ganado algún premio por ahí, y ellos confiaban en aquel momento bastante en todo lo referente al Marketing de contenidos. Así que tengo bastante que agradecerle al blog.

Tener un blog me ha ayudado a descubrir a gente fantástica y a aprender muchas cosas mediante toda esa gente. Gente que voluntariamente y de manera altruista en muchos casos decide crear contenido acerca de lo que controla o lo que le gusta, como es mi caso. Creo que, diez años después, los motivos para abrir y mantener un blog siguen siendo los mismos.

En 2006 Nacho Escolar ya destacaba con Escolar.net y hoy es director de eldiario.es, uno de los periódicos digitales más leídos en España. También empezaba a destacar la gente de Weblogs SL cuando comenzaban Xataka y algún blog más donde yo llegué a escribir en aquel año; en 2016 ya han sobrepasado 11 millones de usuarios únicos mensuales y están dando pasos para construír algo todavía más grande. Y todos comenzaron con un blog, con la paciencia y constancia suficientes para generar audiencia a medio plazo, creando contenido diferencial y de valor. No hay ningún secreto.

El boom de Suiza y la privacidad para los datos

Si echamos la vista atrás tres años, hasta Junio de 2013 cuando Snowden hizo públicos los programas de vigilancia masiva por parte de Estados Unidos, Internet era un lugar aparentemente menos seguro. O al menos mucho menos consciente de que podía ser más seguro. Desde aquel momento se ha notado una cierta tendencia:

Aquello ha tenido consecuencias que siguen resonando hoy en día (Apple Considering Building Proprietary Servers to Stop Third-Party Spying, Diciembre 2016), pero hay algo concreto que me parece reseñable: el boom de Suiza como lugar recomendable para nuestros datos.

Por todos es conocida Suiza, entre otras cosas, por su Ley de bancos de 1934, que establecía las normas del secreto bancario y todo lo que vino después. Pero lo que no todo el mundo sabe es que la Constitución Suiza actual, que data de 1999, dice en su artículo 13:

Art.13: Protección de la esfera privada
1. Toda persona tiene derecho al respeto de su vida familiar y privada, de su domicilio, de su correspondencia, así como de sus relaciones portales y de sus telecomunicaciones.
2. Toda persona tiene el derecho a ser protegido contra el empleo abusivo de sus datos personales.

Además, la ley suiza contiene “estatutos de bloqueo” que impiden que autoridades extranjeras no puedan ejercer su autoridad en suelo suizo a no ser que sigan los canales judiciales adecuados. Y eso incluye, según sus normas, que la persona de cuyos datos se piden debe ser notificada sobre la petición, a la que luego se puede intentar apelar en un tribunal. Algo que no es habitual en el resto del mundo, y Snowden demostró con las revelaciones.

“Data protection and privacy is a long tradition in Switzerland, and that’s why it’s pretty difficult to get to something”.
Andreas Koenig, jefe de IT en Swisscom, en este artículo.

Además de los beneficios legales, Suiza es un buen lugar también para centros de datos. Durante la Segunda Guerra Mundial se construyeron túneles bajo los Alpes como refugio que se están recuperando para albergar centros de datos. De manera similar, existe Swiss Fort Knox.

Todo ello ha terminado haciendo que proveedores y desarrolladores interesados en la privacidad de los datos como primer término hayan decidido instalar sus servidores físicos en Suiza. Algunos ejemplos:

  • Protonmail (proveedor de e-mail con cifrado PGP integrado).
  • Tresorit (almacenamiento de ficheros sincronizados en la nube con cifrado de extremo a extremo).
  • Hostpoint (hosting y servidores en Suiza).