Drexler y su proceso creativo

Es como el entrenamiento fí­sico: me imagino que componer es como hacer una maratón. No decides hacer una maratón mañana, empiezo a abrirme al entrenamiento, a ir expandiéndome hasta que llego a una distancia óptima. Eso para mí­ es la composición. Yo necesito ir entrando. El aparato compositivo, si está en algún lado localizado, precisa ir creando un silencio a su alrededor e ir focalizándose. Cuando estoy en periodo de composición, no sé como explicarte… estoy con el sistema abierto, muy emocional, muy receptivo, cualquier cosa que escuchas te sirve, las ideas fluyen mucho más rápido…estás como en estado de gracia de receptividad, muy emocional y muy cambiante. El periodo de composición para mi es muy bipolar, estás con una euforia injustificada y una tristeza injustificada, por eso no entro mucho en la composición, como nadie está todo el tiempo corriendo maratones, me desgasta mucho y erosiona mucho mis relaciones alrededor. Me vuelvo mala compañí­a. Ahora voy a intentar hacerlo durante unos meses más relajado, más lúdico, a ver si puedo.

Jorge Drexler acerca de su manera de componer.

30 days, 30 songs: 30 canciones contra Trump

30days30songs
En 2012 el escritor estadounidense Dave Eggers lanzó una web llamada 90 days, 90 reasons en la que aportaba una razón diaria para votar a Obama en vez de a Mitt Romney:

If ever there were a case of cutting off your nose to spite your face, it is this. Millions of progressive Americans, who brought Obama into office on a grass-roots wave of hope and idealism and the belief in the possibility of change, are now behaving as if, because Obama hasn’t addressed their particular pet issue, that the best way to express their dissatisfaction is to allow Mitt Romney to become president.

To sum up: We plan to punish President Obama by electing an arch-conservative to rule the most powerful nation on Earth. This is the logic out there.

Cuatro años después el mismo autor ha vuelto a lanzar algo similar: 30 days, 30 songs es una iniciativa que pretende juntar a 30 artistas que publicarán una canción diaria contra la elección de Donald Trump como nuevo presidente de los Estados Unidos. Entre estos artistas (en el momento en el que escribo esto solo hay publicadas tres canciones) están los Death Cab for Cutie:

Lyrically, «Million Dollar Loan» deals with a particularly tone deaf moment in Donald Trump’s ascent to the Republican nomination. While campaigning in New Hampshire last year he attempted to cast himself as a self-made man by claiming he built his fortune with just a ‘small loan of million dollars’ from his father. Not only has this statement been proven to be wildly untrue, he was so flippant about it. Like it was no big deal. It truly disgusted me. I remember thinking, ‘surely THIS will be the turning point. To refer to an amount of money most working class people will never see in their lifetime as «small» illustrates a shocking lack of perspective. Assuredly now everyone will see this man for the charlatan he truly is.’ And yet, here we are.

Por si quieres suscribirte, tienen playlist en Spotify.

Philip Glass y el cambio en la industria musical

My own company, Orange Mountain Music, is putting out the original Candyman album as an LP. I said to the guys, «Who the hell is buying this?» They said, «Oh, a lot of people. They want LPs.» There’s that, too. It’s a rather complex situation. Some people don’t care about it, other people want the object.

We’re talking about a rather complex picture, in terms of a marketplace. If you had to make a map of that marketplace, it would look like a map of Paris, or Tokyo. The map would be a very complex map. Where you can’t find yourself. That’s not so bad.

But, in the end, that’s probably what’s going to save us. It’s complicated to describe the typical musical consumer. There are enough people on the planet, all doing it in different ways, so that somehow you’re going to make a living off of it.

Extraí­do del precioso artí­culo Philip Glass on controlling your output and getting paid for what you make.

El dilema de Apple Music

Iovine was striking a rare note of contrition, one month after a controversy over the implications of Apple Music’s exclusives caused the world’s largest label group, Universal Music Group, to distance itself from his company. UMG decided it would end most exclusives in late August after it was embarrassed by a lucrative deal between Apple Music and Frank Ocean, which enabled the superstar to go independent. The ban upended one of Apple Music’s main selling points, and it left Iovine «” a former record producer who sees bridging the worlds of music and technology as a personal calling «” caught between the existential demands of his old business and his new one.

Inside Apple Music’s Second Act, en Buzzfeed.

Phantom Limb

Hace unos dí­as se murió Sonia del Amo, una de las referentes de Malasaña al ser la dueña del Tupperware, un bar clásico en la escena indie de Madrid desde hace ya unos cuantos años.

Hoy Eva Amaral en eldiario.es le hace un pequeño homenaje buscando a amigos suyos para que recomienden canciones que les recuerden a Sonia del Amo: ella decide dedicarle un tema de los Shins que a mí­ me ha servido para recordar la fantástica habilidad de los Shins para hacer canciones memorables. Como ‘Phanton Limb’.

Viva la música.

Noches reversibles

Love of Lesbian tras el concierto en La Riviera (Madrid) el 21 de Abril de 2016
Love of Lesbian tras el concierto en La Riviera (Madrid) el 21 de Abril de 2016.

Hay un momento fantástico en la deliciosa Vinyl, la nueva serie producida por Scorsese y Mick Jagger para HBO sobre la industria musical en la década de los 70, en el cual Clark, cazatalentos de la discográfica, entra a un club nocturno de Nueva York lleno de afroamericanos bailando música soul y funk con la intención de que el Dj pinche uno de los temas estrella de un nuevo artista de la compañí­a. Lo que sucede en ese minuto es algo fascinante: tras un miedo que se palpa en el ambiente el Dj procede a poner el tema en cuestión, comprobando que todo el mundo desde la pista le está mirando extrañado por el nuevo estilo que acaba de hacer sonar. Poco a poco algunos de la pista se van animando y la sala termina viniéndose arriba gracias a una canción y un instante que, sin saberlo, inaugurarí­an un estilo que reinó por muchos años: la música disco. Cualquier obra de arte es casi siempre un riesgo, una apuesta al futuro esperando el agrado del público que no sucede siempre. De hecho normalmente con cierta perspectiva lo que antes parecí­a una locura arriesgada luego pareció abrir una grieta que fue la base para otras muchas evoluciones.
Sigue leyendo «Noches reversibles»

Pequeño homenaje a Eric Jiménez

Tengo que arrancar este artí­culo diciendo que adoro la baterí­a como instrumento, y que unido a que Los Planetas son una de mis bandas favoritas, este artí­culo puede resultar bastante obvio.

Todo viene porque tengo en mente este artí­culo desde hace tiempo y el disco homenaje de Los Evangelistas a Enrique Morente ha hecho todo lo que faltaba para que me animase a publicarlo. El disco de Los Evangelistas (Lagartija Nick+Los Planetas) me parece sublime y creo que el tiempo lo pondrá en su lugar, que seguro será bien alto, continuando una senda que arrancaron discos como Omega (Lagartija Nick) o La Leyenda del Espacio y Una í“pera Egipcia (Los Planetas).

Y, tení­a en mente este artí­culo, porque Eric Jiménez creo que nunca dejará de asombrarme –en estudio, en directo es otro cantar por factores externos– debido a su increí­ble variedad de ritmos, golpeos y trucos con la baterí­a, lo que le convierte bajo mi punto de vista en uno de los mejores baterí­as de España.

5. Los Evangelistas – Gloria


El quinto, último y no por ello menos honroso lugar de este pequeño ránking lo ocupa Gloria, la canción que abre el disco de Los Evangelistas. Tengo que decir que los dos anticipos que habí­a oí­do del disco de Los Evangelistas no me habí­an convencido, pero en cuanto pude poner el disco me quedé casi hipnotizado por la baterí­a de Eric, que hace una aparición increí­ble, convirtiéndola en absoluta protagonista de la canción ganando la intensidad misteriosa que tení­a en la versión original, incluí­da en el ‘Misa Flamenca’ de Morente.

4. Los Planetas – Reunión en la cumbre


Tuve la suerte en mi vida de poder estar en varias ocasiones con Los Planetas después de alguno de sus conciertos y recuerdo perfectamente cómo, en una de las ocasiones y a altas horas de la madrugada, le pregunté a Eric si en ‘Reunión en la cumbre’ usaba algún doble pedal en el bombo, pues realmente suena muy potente y no terminaba de tener claro cómo hací­a ese ritmo. Lo más sorprendente de aquello fue ver cómo Eric, una vez se terminó de servir un precioso cubata, se dignó, con toda la lucidez del mundo, a mostrarme lentamente cómo tocaba ese ritmo de la canción, algo que de repente se me abrió con toda la claridad del mundo y que me sorprendió, en todos los sentidos: por la simple complejidad y por su lucidez a aquellas horas…
PD: Aquella misma noche conseguí­ que Eric me afirmara que, efectivamente, ‘La Verdulera’ tiene cierta inspiración el ritmo de ‘Rain’, de Los Beatles.

3. Los Planetas – Corrientes circulares en el tiempo


Reconozco que este puesto es probablemente el más personal, porque creo que hay otros temas que podrí­an haber encajado perfectamente en este puesto como ‘San Juan de la Cruz’, ‘Que no sea Kang’, ‘Nunca me entero de nada’, ‘La Guerra de las Galaxias’ o cualquier otra. ‘Encuentros con entidades’ es uno de mis discos favoritos de Los Planetas por sus atmósferas y me encanta cómo Eric acompaña, sin mucha complejidad pero sí­ con un ritmo bastante simpático con el bombo a un tema que requiere silencios, aceleraciones y frenadas, que termina de una manera bastante redonda. Quizá no sea un tema para lucirse, pero sí­ para aportar en el conjunto de la canción. Grandiosa.

2. Los Planetas – La Copa de Europa


No podí­a faltar: el mejor disco de Los Planetas y su mejor canción, la guinda a un pastel que culmina con una obra maestra de 10 minutos, ejecutada a la perfección por toda la banda, pero especialmente por Eric Jiménez, que a la baterí­a se termina luciendo marcando distintos ritmos al final, acompañando a las trompetas y tocando unos ritmos que a mí­ siempre me han recordado a los de los pasos de Semana Santa. Porque creo que ahí­ está la magia de ese disco, en sus múltiples significados: una ruptura amorosa, el problema interno con Florent que tení­a J en aquel momento… y la sensación de toda una penitencia que culmina con una resurrección en forma de canción, en La Copa de Europa, con una baterí­a ceremonial y unas trompetas que terminan un disco sublime. El cierre no podí­a ser mejor.

1. Lagartija Nick con Enrique Morente – Manhattan (First we take Manhattan)


La única canción de Eric tras la baterí­a de Lagartija Nick en este top y es la primera, pues me parece que en Lagartija sus ritmos son bastante simples y sin aportar gran cosa al conjunto (por poner ejemplos: 20 versiones o ‘El Loco’ en el disco de Los Evangelistas). Esta versión de Leonard Cohen me parece increí­ble, especialmente por la complejidad de ritmos a la baterí­a, jugando con el charles, los pedales y haciendo varios ritmos increí­bles acompañando a Morente y a cualquier cosa que se le ponga por delante. Me parece simplemente increí­ble por su dificultad y complejidad.

Yo he visto a Eric en directo en muchos estados –algunos realmente lamentables– y reconozco que en directo no siempre está a la altura, lo cual es una pequeña pega en su carrera, pero sí­ que es increí­ble ver cómo alguien que podí­a haberse echado a perder en KGB ha conseguido ser uno de los baterí­as más admirados de este paí­s.

Y… sí­, me gusta el disco de Los Evangelistas.

Los esfuerzos inútiles

¿Cómo acabar con la piraterí­a? Muy fácil: ofreciendo alternativas en Internet legales y fáciles de usar a precios razonables, como lo está logrando Spotify con la música. ¿Es razonable que sea más lento y complicado comprar legalmente un ebook que piratearlo? Tampoco lo es querer cobrar en Internet el mismo precio que se pagaba antes, cuando –además de la canción, la pelí­cula o el libro– habí­a que costear la producción del soporte fí­sico y la carí­sima distribución de ese objeto por tienda y por camión. La ley antidescargas es un esfuerzo inútil que provocará algo peor que la melancolí­a. Sólo sirve para otra cosa más: para dar falsas esperanzas a una industria moribunda que se niega a tomar su medicina, que resiste a cambiar.

Los esfuerzos inútiles por Nacho Escolar.

Hoppí­polla

httpv://www.youtube.com/watch?v=B-vBFR0iKaA

Sigur Rós, por si no los conoces, son una de las bandas más sorprendentes quizá de las dos últimas décadas, que se han hecho un hueco en mi altar particular junto a Lambchop, Wilco, Los Planetas y alguna joya más que he ido descubriendo en los últimos años. Sigur Rós son islandeses y por ello cantan en su idioma así­ como también en Vonlenska o Hopelandic, un particular idioma que emplean en algunas de sus canciones.

Y traigo aquí­ a Hoppí­polla, uno de los temas que los catapultó a la fama hace unos años y que viene a significar algo así­ como «Saltando en los charcos», con un ví­deo simplemente precioso en directo; sólo con ver ese paisaje dan ganas de irse a vivir a Islandia. La canción puede interpretarse como una oda a los momentos de felicidad. Genial la orquesta de cuerdas y viento.