(En primer lugar, hola de nuevo. He decidido volver a escribir en este blog. Hace 4 meses decidí­ llevar cierto contenido que publicaba aquí­ a mi Tumblr y creo que no fue la decisión más correcta por diversos motivos que cuento en este artí­culo de alguna u otra manera. Seguiré manteniendo mi espacio en Tumblr para publicar links interesantes y otro material que no tenga cabida aquí­).

Ayer en The Cocktail di una pequeña charla interna sobre varios temas relacionados con comunidades, redes sociales y cómo debe cambiar nuestra manera de entender algunas cosas. Pensando la charla terminé con el paralelismo con las tiendas de barrio y los centros comerciales (pensé también en un restaurante y en un sitio de fast food, pero el de las tiendas y los centros comerciales me parecí­a más acertado) y creo que tiene bastante de cierto en lo referente a ello, más que nada por pensar que en las redes sociales ya se encuentra gente allí­ interactuando por otros motivos, igual que en los centros comerciales. Si por un momento pensamos en comunidades basadas en web podrí­amos obtener algo como esto:

Las comunidades web siempre han estado ahí­, como esa tienda de barrio que nos ha salvado la vida más de una vez.

Las comunidades web siempre han estado ahí­, como esa tienda de barrio que nos ha salvado la vida más de una vez.

Mientras que, si pensamos en las Redes Sociales, creo que empezaremos en algunos casos con una nueva fase del ciclo de sobreexpectación, sabiendo pensar mejor los pros y los contras de que nuestra comunidad se establezca en una red social y, convirtiéndonos al fin y al cabo en mejores profesionales:

Las redes sociales nos han proporcionado herramientas interesantes, pero también hay que tener muy en cuenta sus limitaciones.

Las redes sociales nos han proporcionado herramientas interesantes, pero también hay que tener muy en cuenta sus limitaciones.

Ayer contaba que por supuesto sigo pensando en el poder de las Redes Sociales, pero creo que a largo plazo una comunidad basada en web te puede resultar más beneficiosa en algunos casos, si bien los costes son más elevados y el crecimiento normalmente suele ser más (mucho más) lento si no partes de una base inicial de usuarios de donde tirar.

Y, sinceramente, creo que como profesionales no siempre tenemos este tipo de cosas en cuenta, cegados como estamos a veces un poco con el dí­a a dí­a de los hashtags, la nueva red social de moda o las nuevas analí­ticas de Facebook (que, por cierto, me gustan bastante). En absoluto esto es un alegato contra las Redes Sociales o ciertas herramientas web como el caso de Tumblr, si no más bien una llamada a que siempre valoremos los pros y los contras de unas cosas y de otras, teniendo en cuenta que también las Redes Sociales o herramientas web tienen algunas cosas negativas para nosotros como que son las propietarias de nuestro contenido o material, por lo que quizá funcionen bien para algunas cosas pero no para todas. Pero, por suerte, siempre podemos rectificar y aprender dando un paso adelante más en este largo camino que resulta ser el hecho de trabajar en algo tan nuevo y tan cambiante como Internet.